Porque a veces, menos es más. El Samsung Galaxy A5 es un terminal a la altura para la gama media y el ejemplo ideal para demostrar que las especificaciones no lo son todo.La tecnología parece que, tal y como se entiende ahora, solo son fríos números en una hoja de especificaciones técnicas, hertzios y bits, nits y megapixels, pero creo que no es así. El término tecnología es una palabra compuesta de origen griego al conjunto de saberes y conocimientos derivados del arte, técnica y oficio de producir algo que facilite y mejore la vida del hombre.

Por eso, cuando evalúo un producto, intento valorar la implementación de esos avances tecnológicos en los productos que, como clientes, vamos a llevar con nosotros todo el día. Productos de calidad lo hay en todas las gamas de especificaciones y precios, pero son escasos y muchas veces juzgamos limitadamente el producto al obviar la importancia de su esencia y acabados. Todos ellos parte de la experiencia final.

Samsung ha sido duramente criticada por relegar al segundo plano sus avances en el aumento de calidad de los materiales empleados para sus smartphones, sus acabados, y el software integrado en ese hard que, año tras años, se situaba en la vanguardia del rendimiento en Android.

2015 es y será diferente, y la bandera de esa filosofía en 2015 es la gama Galaxy A. El Galaxy A5 es un terminal de especificaciones correctas, pero lejos de los gama alta, incluso de años pasados. Pero este terminal no compite en esa liga, no es el flagship de la marca, ni un móvil cuyo único objetivo es dar un rendimiento aceptable al menor costo.

El Galaxy A5 nace con la idea de realizar lo contrario a la tendencia del sector, gamas medias que recorten en especificaciones en lugar de calidad. Y creo que era una parte del mercado que había que atender en Android.

Diseño, acabados, sensaciones

El diseño de los productos tecnológicos que llevamos con nosotros a todas partes, aunque los «geek» o como se hagan llamar no lo entiendan, es una parte muy importante del producto. No es una caja registradora ni un teléfono DECT, es un smartphone y es el motor social y del mercado de la tecnología que está moviendo el mundo desde hace más de una década.

El Galaxy A5 es un terminal elegante, sobrio, sin engaños visuales y con unos acabados que no tengo reparo alguno en considerar premium. La pantalla es de 5″y domina el frontal del terminal con unos marcos estrechos, a la altura de los gama alta. El frontal es simétrico, el botón home está rodeado por un acabado metalizado y los sensores son discretos incluso en la versión blanco perla.

El Galaxy A5 es un terminal elegante, sobrio, sin engaños visuales y con unos acabados que no tengo reparo alguno en considerar premium. Los bordes del terminal son fantásticos, de aluminio anodizado según el color de tu elección y con los cantos pulidos a 45 grados sin adonizar que deja ver y sugerir al que lo vea que es un terminal metálico y de calidad. En la parte trasera encontramos el flash LED, la cámara trasera y el altavoz alineados; algo que estéticamente me parece fantástico, aunque valorando su practicidad no lo sea tanto ya que estará tapado en numerosas ocasiones. El logo de Samsung tiene una tonalidad apagada, no es excesivamente grande y es una decisión elegante acorde al resto del diseño.

Es sumamente delgado y ligero, el agarre en mano, pese a las 5″ es fantástico y siempre que lo uso quedo asombrado pensando que es un gama media. Algo muy importante en un producto de este tipo que es casi parte de nuestra vida.

Salvo el detalle del altavoz el diseño del terminal me parece excelente y, aunque queda lejos del tratamiento del aluminio por parte de Apple y HTC, creo que es uno de los Androids más bonitos que he tenido en las manos.

Calidad de materiales, ¿es la parte trasera metálica de verdad?

Un buen diseño debe estar implementado con materiales de calidad y buenos acabados. Los botones son más que correctos, no se sienten excesivamente «plasticosos», pero no tienen ese click metálico de calidad que podemos encontrar en el iPhone por ejemplo. Las conexiones están rematadas a la perfección con un canto diminuto en curvatura convexa que evitará que el metal se raye al rozar con el terminal a conectar.

Y lo más polémico: ¿Es de verdad un terminal unibody de metal? No he podido abrirlo, por razones obvias, pero el tacto de la parte trasera es bastante diferente al de un terminal como el HTC One, no se siente frío y al tocarlo no se oye como si lo fuera tampoco.

Pueden ser dos cosas: que sea plástico o que sea metal con un tratamiento en plástico para que no se resbale tan fácilmente (una de las quejas que algunos usuarios tienen de terminales construidos de esta manera).

* Si fuese de plástico: habría un ligero air gap al presionar la parte central del terminal, cosa que no he encontrado ya que es un terminal super sólido.

* Si fuese de metal completamente: sufriría el conocido efecto «jaula de Faraday», por el cual el campo electromagnético en el interior de un conductor en equilibrio es nulo, anulando el efecto de los campos externos. Es decir, no tendrías cobertura de ningún tipo (de ahí las famosas bandas de plástico del iPhone 6 y el HTC One M8).

Pero claro, deduje que no era de metal ni de plástico. Concluí que era un armazón metálico que deja huecos en la parte superior e inferior (donde se emplazan los emisores y receptores) y está acabado con un recubrimiento plástico que impide que se hunda ya que tiene un soporte metálico en la mayoría de la superficie.

Concluyo que la parte trasera no es la de un smartphone unibody de aluminio, aunque el detalle no le resta calidad

La solución, pese a que indique que Samsung falseó ligeramente su información, me parece fantástica. Tienes los bordes de metal, la solidez del aluminio, el acabado premium, omites bandas y das un tratamiento a la trasera para que no se raye tan fácil ni se te resbale. Está claro que no se acerca a los acabados del iPhone ni del HTC One, a los que considero lo máximo; pero creo que es una buena solución y que, en este terminal en concreto, es muy acertada.

Pantalla

El panel es un Super Amoled HD con matriz pentile. Sabes que es pentile la pantalla en cuanto enciendes el terminal, no hace falta fijarse. Faltan subpixeles por todas partes, el texto se lee «carcomido» y en los iconos ves el famoso granulado de las AMOLED de hace unos años, las que no tenían una resolución estelar. Destaco el problema porque yo nunca he estado subido al barco de la resolución, es más, creo que 320 ppi (20/20) es una resolución muy buena y equilibrada en cuanto a calidad y rendimiento (aunque puedas distinguir más).

El pentile será el gran inconveniente de una pantalla más que correctaEn el Moto G 2014 el texto se lee bastante más definido por el problema del pentile por ejemplo. Si el panel fuese con matriz RGB no citaría ninguna gran pega en la pantalla, ya que 1280×720 en 5″ pese a que no sea buena, tampoco es terrible. Con una matriz pentile cambia la cosa y creo que Samsung debería haber puesto un panel 1080p.

El brillo máximo de la pantalla no está a la altura de las nuevas Super Amoled ni a las mejores pantallas IPS como la del iPhone y el HTC One, pero es correcto y no tendrás problemas para verla en exteriores salvo con incidencia directa del sol, ya que tiene un anti reflejos bueno.

La pantalla tiene varios modos, siendo el básico el único que no arruina totalmente la fidelidad de la imagen. En este modo la pantalla tiene un punto de balance de blancos algo cálido que no me agrada, pero el gamma es fantástico así como su contraste casi infinito. Los ángulos de visión también son excelentes como en casi todos los paneles Amoled y no he percibido una excesiva degradación del color al verla en ángulos amplios.

Hardware, rendimiento y software

En el interior del Galaxy A5 encontramos un System on Chip Qualcomm MSM8916 Snapdragon 410 a 1.2 Ghz de velocidad y 2GB de RAM. Pese a ser un chip gama entrada con arquitectura ARM A53 y tener esa «maravilla» de capa que es Touchwiz, el rendimiento es más que satisfactorio. Las animaciones son suaves y nunca bajan de fps, el scroll es fluido y los tiempos de apertura de aplicaciones son los correctos. Impresionado, tal vez, por haber vivido los problemas de los terminales Samsung en la gama media (y alta de hace muy poco tiempo) cada vez que tocaba uno.

La GPU Adreno 306 no es ninguna maravilla, pero en la mayoría de juegos que son jugados habitualmente y en el navegador (incluso en páginas pesadas) se defiende sin problema. Los 2GB de RAM se agradecen y serán uno de los puntos a favor, además del diseño, frente a la gama baja/media de Android. Junto a ese extra en RAM encontramos además la conectividad LTE FDD gracias al SoC de Qualcomm.

La experencia Software/Hardware es sorprendentemente buena para ser un gama media de SamsungViene con Android Kitkat 4.4.4 pese a que ese Snapdragon invitara a llevar Lollipop de fábrica. Pese a que hay que esperar a la actualización y la capa TouchWiz siga siendo, bajo mi criterio, bastante fea por no decir otra cosa, el rendimiento es bueno y no me ha entrado nada usándolo a diario estas semanas.

Apenas tiene software preinstalado en comparación a las versiones previas, cosa que se agradece. Cuando Samsung reduzca todavía más las aplicaciones preinstaladas y mejore la estética de Touchwiz seguramente pueda empezar a ser un valor añadido real.

Cámara

Si preguntamos a las personas que nos rodean, aunque no sepan de tecnología, un requisito muy recurrente que tienen a la hora de comprar un móvil es que su cámara sea buena. Samsung lo sabe y creo que ha cumplido con la de su Samsung A5. La cámara trasera de 13MP y sensor Sony IMX 135 (usado por el LG G3 y Moto X por ejemplo) es extremadamente rápida en la mayoría de ocasiones, algo que me ha sorprendido. Además las fotos son bastante buenas, al igual que su procesado. La profundidad de campo que logra también es digna de mención, así como los colores de las fotos que son vibrantes sin llegar a desvirtuar la realidad.

Foto de un atardecer, tiene un rango dinámico más que aceptable y logra captar la escena con claridad y detalle.

En buenas condiciones de luz ambiental las fotos son fantásticas para un gama media, incluso en condiciones más adversas logra un buen equilibrio y no tienen un ruido excesivo. A baja luz es donde hay más problema, como en la totalidad de cámaras de gama media e incluso alta. Además el modo auto está lejos de ser el del iPhone (mi cámara principal) y muchas veces he tenido que poner el modo noche manualmente ya que el modo auto tomaba fotos muy oscuras. Pequeños inconvenientes que empeoran la experiencia, pero nada a destacar.

La profundidad de campo es muy buena para un gama media.

En situaciones límite la cámara del Samsung Galaxy A5 sufre.

La cámara frontal es decente. De 5MP y realiza fotos a buena calidad aunque la iluminación no sea excelente. Falta algo de detalle y el color no es tan bueno como en la de los gama alta además de haber un ruido excesivo a veces. El modo Beautify está seleccionado por defecto, aunque te recomiendo desactivarlo si no quieres parecer un muñeco de cera.

El software de la cámara está algo más limitado que en terminales como el Galaxy Note 4, pero la interfaz es buena y tienes más modos a descargar en la store de Samsung. Por desgracia he tenido que recurrir al modo noche más de lo que me gustaría.

La cámara es buena, rápida y equilibrada, lo considero un pro del Samsung Galaxy A5. Los más exigentes querrán otra cámara ya que no es ni de lejos la mejor, pero el usuario no entusiasta tendrá una cámara rápida, con buenos colores y un procesado de lo mejor que hay en Android.

Autonomía

Es un smartphone muy delgado, pero pese a ello Samsung ha logrado incluir una batería de 2.300 mAh lo que unido a su SoC 410 (uno de los más eficientes en la gama entrada) y su pantalla Super Amoled con pentile, nos da una autonomía muy buena. Es muy difícil que agotes su batería en un día de uso e incluso te podrá durar 2 si no das un uso muy intensivo.

He llegado a estar más de dos días con una carga y me da la sensación de tener una autonomía igual o superior al Moto G 2013 que he probado bastante a menudo. En definitiva, no tendrás problema para llegar al día completo, que es lo único que importa.

Conclusión

El Samsung A5 es un smartphone sin grandes pretensiones en hardware, pero que cumple a la perfección con lo que prometen sus especificaciones. Tiene un buen rendimiento sin grandes compromisos (tal vez la pantalla), un gran diseño y unos acabados premium.

Me alegra mucho ver smartphones con buenos acabados, delgados, de metal, que den gusto cogerlos. Que las especificaciones y los añadidos, insulsos muchas veces, no sean los únicos protagonistas. Este no es un flagship, ni es un móvil para «geek», es un smartphone hecho para el que no necesite lo máximo en hardware, pero quiere que le acompañe un smartphone de calidad, delgado, con buenos materiales y acabados.

Su precio, aunque la calidad se ha de pagar, parece excesivo si lo comparamos con los gama alta del año pasado e incluso terminales como el OnePlus y el LG G3 de este año. El diseño y la calidad son dos atributos importantes, pero las especificaciones son de gama media/entrada y una política de precios más agresiva creo que hubiese sido lo correcto además de brindarle una mayor cuota y popularidad ya que es un terminal más que correcto.

Aún así, si aprecias el diseño, la calidad de materiales y no estás loco por las últimas novedades en SoC y pantalla el Samsung Galaxy A5 es una excelente opción. Me ha sorprendido gratamente.

Pros

  • * Diseño: es el primer smartphone de Samsung que me gusta por fuera y el Android más bonito jamás fabricado junto a los de HTC.
    * Rendimiento: pese a las limitaciones del SoC gama entrada de Qualcomm el rendimiento real es mejor de lo esperado.
    * Cámara: no está a la altura de los flasgship, pero dentro de la gama media es de las mejores. Rápida y de calidad.

Contras

  • * Pantalla: aunque la resolución sea suficiente, la matriz pentile diamante arruina la experiencia. Un panel 1080p hubiese sido perfecto.
    * Precio: a 400€/$ y en un mercado cada vez más dominado por los gama más bajas, el precio se puede antojar algo caro en cuanto a prestaciones.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.