En Corea del Sur se ha desatado una polémica por el rendimiento real que ofrecen los smartphones Galaxy, de Samsung. Según publica Android Authority, la empresa estaría limitando la performance de una gran cantidad de aplicaciones, en una determinación que podría estar ligada a extender la duración de la carga en la batería.

El informe cita que se ha creado una lista que incluye nada menos que 10 mil apps que se verían afectadas por este inconveniente en los móviles de Samsung. Y los indicios apuntan a que la culpa sería del GOS, o Game Optimizing Service, que la propia compañía incluye en sus dispositivos.

El listado de títulos aparentemente afectados incluye juegos y otras aplicaciones de uso cotidiano. Entre las más conocidas podemos mencionar TikTok, Instagram y Netflix, pero también se da la particularidad de que se ven utilidades que no necesitan de muchos recursos, ni tampoco consumen batería en exceso; tal es el caso de Keep, la app de Google para tomar notas. Pero lo realmente llamativo es que en la misma lista aparecen servicios de Samsung, como Samsung Cloud y Samsung Pay.

Los foros de la empresa en Corea del Sur se han visto rápidamente inundados de quejas por parte de los usuarios, quienes acusan al fabricante de limitar el rendimiento de las apps a propósito. Para sustentar esa denuncia aseguran que las herramientas destinadas a realizar pruebas de rendimiento no están limitadas, y que por ello sus resultados muestran el potencial real de los dispositivos. Entre las apps de benchmarks que funcionan sin inconvenientes aparecen 3DMark, Antutu y Geekbench 5, entre otras.

¿Samsung está realmente limitando el rendimiento de sus móviles Galaxy?

Samsung ya se ha hecho eco de esta situación, y estaría investigando lo sucedido. De todos modos, aún no se ha conocido un comunicado oficial por parte de la firma surcoreana. Android Authority señala una publicación de Naver en la que se menciona que el asunto ya se encontraría bajo análisis interno. Y la seriedad de este inconveniente sería tal, que le darían una relevancia idéntica a la de las explosiones del Galaxy Note 7, indican.

Lo cierto es que las distintas pruebas que se han acumulado en los últimos días parecieran poner en un apuro a Samsung. Un caso verdaderamente peculiar es el que registró un youtuber coreano, quien cambió el nombre de 3DMark a Genshin Impact para probar si renombrando el paquete se producía algún cambio de rendimiento, y la respuesta fue un sí rotundo. Como el citado juego aparece en la lista de afectados, al usar su nombre en la app de benchmarks esta última también sufrió un drástico recorte en su performance. A continuación compartimos el vídeo donde se ve esa situación.

Habrá que ver cómo responde Samsung a esta situación, más allá de la investigación interna. También será importante analizar qué modelos de dispositivos son los afectados, pues la información es un poco confusa y contradictoria; es que si bien el problema no afectaría a los nuevos Galaxy S22, sí se apreciaría en los modelos de la línea S21. Pero el youtuber citado parece haber hecho las pruebas en un Galaxy S22 Ultra. Donde sí se coincide es en que sería imposible desactivar GOS en los móviles que lo traen de forma predeterminada.

Si se confirma que Samsung alteró el rendimiento de las apps para que no exploten todo el potencial de sus móviles, no sería la primera. El año pasado, AnandTech desenmascaró una trama similar con los OnePlus 9 y 9 Pro; allí se detectó que OxygenOS limitaba algunas aplicaciones populares (Chrome y Twitter, por ejemplo) pero no lo demostraba en las pruebas de rendimiento. Y ya en 2017 habían quedado bajo fuego por el OnePlus 5, que inflaba su performance cuando detectaba que una app de benchmarks se ejecutaba.