El último smartphone de OnePlus, el OnePlus 5, hace trampas en los test de rendimientos sintéticos. Según ha descubierto XDA Developers, el nuevo teléfono estrella de la compañía activa automáticamente un modo de máximo rendimiento cuando se ejecutan determinadas aplicaciones, como AnTuTu, Geekbench o GFXBench. Este modo eleva las frecuencias mínimas de los núcleos del SoC para obtener un rendimiento superior al real, resultando en puntuaciones un 5% superiores.

Carl Pei, cofundador de OnePlus, respondió en Reddit a las acusaciones de XDA aclarando que el OnePlus 5 trabaja con los benchmarks de la misma forma que con cualquier otra aplicación demandante de recursos, como los videojuegos:

Hemos hecho que, cuando se ejecuten pruebas de rendimiento, el teléfono funcione de la misma forma que cuando se ejecutan aplicaciones avanzadas como videojuegos en 3D. También activamos este modo de máximo rendimiento en otras partes del sistema operativo, como en la apertura de aplicaciones (para hacer que se carguen más rápido y suave).

No estamos haciendo que nuestro chip tenga menos carga de trabajo mediante una bajada de resolución cuando se detecta un *benchmark*. No estamos alterando el rendimiento de nuestro procesador mediante un *overclock*.

Cuando los usuarios ejecutan pruebas de rendimiento, las cuales no son válidas para obtener una idea del rendimiento real del teléfono, creemos que los usuarios quieren ver el máximo potencial del teléfono sin ninguna interferencia. Eso es lo que hemos desbloqueado.

El problema de estos métodos, tal y como indica un ingeniero de Google, es el riesgo de sobrecalentamiento. Cuando el teléfono trabaja a su máxima capacidad, el calor generado por el chip aumenta de forma exponencial; y si esta situación se prolonga en el tiempo (como ocurre durante benchmarks o la ejecución de videojuegos 3D), la integridad del teléfono comienza a estar en riesgo.

Los ingenieros de Google pidieron expresamente a los fabricantes evitar este tipo de prácticas; pero OnePlus y otros fabricantes no han seguido el consejo. La compañía asiática, eso sí, asegura que el teléfono mantiene un mecanismo de protección que apaga el teléfono cuando una determinada temperatura es alcanzada.

En el pasado, varias compañías como HTC, Samsung o LG ya protagonizaron episodios similares, alterando los modos de funcionamiento para obtener mejores puntuaciones en las pruebas de rendimiento correspondientes.