Desde la vieja época en la que Nokia reinaba, entre finales de los años noventa y principio de la decada de los dos mil, hasta ahora, se han venido lanzando multitud de teléfonos por año. Nada ha cambiado en ese sentido. Como tampoco ha cambiado que la mayoría de los que se lanzan acaban siendo irrelevantes en nuestra memoria. Sin embargo, hay una estirpe de teléfonos a los que les cogemos especial cariño y están para siempre con nosotros, por razones muy variadas. El HTC HD2 se sitúa en la cima de todos ellos y hoy repasaremos sus 5 años.

HTC HD2: un teléfono adelantado a su tiempo

HTC HD2 Windows Mobile

Cuando en noviembre de 2009 HTC lanzó el HTC HD2, algo comenzó a cambiar en la industria móvil. Si el iPhone ya había hecho crecer al resto de teléfonos en 2007 considerándose gigantescas sus 3.5", el HD2 es para mí, con sus 4.3" otro de los "culpables" de la situación. De hecho, creo que pese a que lo que se suele pensar, fue el primer referente de teléfono grande del futuro, y no tanto el Galaxy Note, por mucho que introdujera una nueva familia (phablets). Recuerdo estar usando una HTC Magic (3.2") y que un amigo llegase con su nuevo HTC HD2. Mi concepción en ese momento de aquello fue casi de tablet, estando totalmente seguro de que era gigantesco y nunca sería cómodo de usar. Toda una ironía viendo el mercado en enero de 2015.

Un teléfono mítico que prácticamente hizo debutar al hoy mítico Snapdragon.El HTC HD2 no sólo era grande y gozaba de una gran construcción, también uno de los teléfonos más potentes de su tiempo. Fue, tras el Toshiba TG01, el segundo teléfono en llevar uno de los, tan populares hoy en día, Qualcomm Snapdragon, el QSD8250, que meses más tarde también veríamos en el Nexus One y en HTC Desire. Contaba con una densidad de 217 ppp, lo cual era bastante decente para la época, aunque su pantalla dejaba que desear al sol, y es que hasta el One X no vimos la primera gran pantalla de HTC.

En cuanto a batería y cámara hay poco más que añadir, no era demasiado brillante ni estando en 2009. La primera era de 1230 mAh (más tarde lanzaron una extendida de 2330 mAh con mucho bulto) y la cámara de 5 MP. No destacaba en nada y además tenía una horrible mancha rosa en el centro de las fotos que arruinaba el acabado sobre fondos blancos.

Así lucían 2330 mAh en 2010.
Así lucían 2330 mAh en 2010.

Pero lo que apartaba de la brillantez al HTC HD2 no era ningún elemento de su hardware, sino su sistema operativo. HTC la lanzó con recién llegado al mercado (pero ya moribundo) Windows Mobile 6.5. Cumplía bien con su cometido, ya que en aquella época Windows Mobile contaba con un gran soporte de apps muy específicas para empresas, pero para el resto de usuarios la experiencia era horrible al comparar con iPhone OS o incluso el Android que ya comenzaba a madurar con el Nexus One.

HTC desarrolló la capa TouchFLO 3D, la madre de Sense. Para la época era preciosa y muy ágil con navegación multitáctil. Pero al salir de ella nos encontrábamos con la dura realidad: un sistema operativo anclado en el pasado con grandes problemas de planteamiento y funcionamiento, no pensado para las nuevas pantallas capacitivas.

Pero había solución...

HTC HD2 multisistema

Windows Phone 7 Series, sucesor de Windows Mobile, llegó en octubre de 2010 con el HTC HD7 como principal referente. Todo el mundo pensó a priori que el HD2 se actualizaría a Windows Phone 7, ya que pese a ser un año mayor, el hardware era idéntico por dentro. ¿Por qué no se actualizó entonces? Por un movimiento muy tozudo de Microsoft, que en un intento de evitar la fragmentación sólo permitía teléfonos que tuvieran exactamente las teclas ya clásicas en la plataforma: Inicio, Búsqueda y Atrás. El HD2 tenía 5: colgar y descolgar, Inicio, Atrás y Windows. Así fue como Microsoft y HTC abandonaron uno de los teléfonos más avanzados con menos de un año, no actualizando siquiera a Windows Mobile 6.5.3.

El HTC no se actualizó a WP7 por una medida arbitraria de Microsoft, pero Cotulla salió a su rescate. Sin embargo, había una persona dispuesta a salvar del olvido al HTC HD2, Cotulla. Cotulla es un desarrollador que lanzó MAGDLR, un gestor de arranque modificado que permite hacer boot de Android y Windows Phone. Al principio surgieron muchas dificultades y sólo era posible instalar en la tarjeta microSD, pero finalmente consiguieron acceder a la memoria NAND e instalar ahí el sistema, lo que trajo grandes mejoras de rendimiento y autonomía. Varios sistemas instalados a la vez, el sueño de muchos usarios.

Todo fue posible gracias a que el HTC HD2 compartía hardware con Nexus One y HTC Desire, por lo que fue relativamente fácil portar ROMs con Sense, aunque siempre con peor rendimiento que las basadas en CyanogenMod. Y esa es la auténtica magia del HTC HD2, es inmortal. Su magia llega hasta Lollipop, pero ha pasado por todas las versiones desde Froyo, además de Meego, Ubuntu y Firefox OS. Se llegaron a publicar vídeos del HTC HD2 corriendo Windows Phone 8 y Windows 8 RT, pero las ROMs para su instalación nunca vieron la luz. No tengo dudas de que podremos instalar la próxima versión de Android en él, es inmortal.