Ford sorprendía ayer a propios y a extraños con la presentación de su nuevo superdeportivo de alto rendimiento. No es de extrañar la sorpresa cuando una semana antes, en el seno del CES 2015, la compañía mostraba el derroche tecnológico de sus vehículos sin anticipar en ningún momento la sorpresa que tenían preparada para el Salón del Automóvil de Detroit: el nuevo Ford GT; que apenas un día desde su presentación al mundo se ha ganado el honor de ser portada del también recién presentado Forza Motorsport 6, una franquicia que supone para los videojuegos lo mismo que el GT para el sector; un soplo de aire fresco y derroche tecnológico sin precedentes en los tiempos que vivimos y para el segmento al que va enfocado.

Ahora que ya tenemos entre nosotros el nuevo Ford GT, ha sido Moray Callum, Vicepresidente de Diseño de Ford y rostro visible de desarrollo del superdeportivo, el que ha contado a CNET un poco más de la historia detrás del diseño del nuevo modelo Gran Turismo de Ford; además este es hermano del también director de Diseño de Jaguar, Ian Callum, que ha sido el responsable de gran parte del diseño de los últimos Aston Martin, y tiene en su haber los últimos diseños del F-Type de Jaguar. Casi nada.

En este sentido la historia del nuevo Ford GT parece que se remonta a octubre de 2013. Si tenemos en mente esa fecha, nos deja apenas 14 meses desde la primera idea conceptual a la presentación de un modelo que está casi finalizado y listo para entrar en producción el año que viene. La historia por tanto del GT empieza como suelen empezar estas cosas: un sótano en los más profundo de Ford y mucho mucho silencio sobre el tema.

"Abrimos un pequeño estudio en el sótano, literalmente, en las entrañas del edificio, restaurando una antigua habitación.

De esta forma el equipo de diseño de Ford encabezado por Callum comenzó a crear maquetas conceptuales a mano para crear versiones en 3D, además, eso sí, de un modelo de espuma a tamaño real para ver cómo se comportaban las dimensiones en tamaño real.

"No habríamos podido construir ese coche hace 60 años. Incluso hace 20 años."
La ventaja de utilizar modelados en 3D es que permitió al equipo de Ford hacer el diseño aerodinámico y la estructura exterior totalmente en digital y comprobar en el simulador cómo se comportaba en función de las condiciones. A parte del lógico ahorro en costes, el diseño aerodinámico en digital también permitió a la compañía ahorrarse las pruebas conceptuales de cada modelado en el túnel de viento.

Lógicamente la inclusión de un motor mucho más pequeño que los que suelen montar este tipo de vehículos -pues recordemos que monta un EcoBoost de 3,5L en V6 ayudado por dos turbocompresores gemelos- obligó a la compañía a poner especial foco en la aerodinámica, y sobre todo en la parte trasera, quizás la más representativa del nuevo Ford GT.

Queríamos hacer hincapié en el hecho de que tiene un motor pequeño. Realmente queríamos conseguir este tipo de *fuselaje*, lo que ayuda a la aerodinámica en todo caso, pero en realidad la acentúa. Conseguir un frontal bajo... El V-6 EcoBoost realmente facilitó eso.

Por ello la elección de realizar la fabricación de la carrocería en fibra de carbono no es caprichosa. Era algo necesario, y lo más interesante, era el momento para la compañía. Según el propio Callum, Ford no podría haber construido este coche hace 60 años, y tampoco hace 20.

Tan solo han hecho falta 14 meses para que la compañía se saque de la manga este superdeportivo que es espectacular se mire por donde se mire. No es un coche para las masas, pero eso no quiere decir que no merezca la atención de todo el sector. La nuestra ya la tiene.