Comienzan los cambios: a partir del viernes, viajar a Cuba será un tramite mucho más sencillo para los ciudadanos estadounidenses.

El departamento de Tesoro y el de Comercio de los Estados Unidos de América han publicado hoy mismo los detalles de la flexibilización de los viajes a la isla, como reporta el NYT, así como varios cambios comerciales y económicos en la legislación actual a raíz del acercamiento de las relaciones bilaterales anunciado el pasado mes por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

La administración Obama pretende aliviar con esta nueva regulación las restricciones que había a la hora de viajar o realizar trámites económicos en la isla.

Bajo la nueva legislación, los ciudadanos americanos podrán viajar a Cuba por cualquiera de la docena de razones especificadas sin tener que obtener primero una licencia especial expedida por el gobierno. Una vez dentro de la isla, los estadounidenses tendrán más facilidades. No habrá límites en dólares en gastos autorizados y podrán comprar vienes cubanos usando tarjetas de crédito y débito.

Cambios en las remesas. Por ejemplo, los turistas podrán traer de Cuba bienes por valor de 400 dólares, de los cuales como máximo 100 podrán ser en alcohol y tabaco.

La administración Obama, bajo las medidas expuestas, parece querer impulsar la iniciativa privada en la isla y promover un proceso de cambio en Cuba.