El CES está convirtiéndose en una cita imprescindible para el sector del automóvil, cada vez se presentan más productos y vehículos, todos ellos enfocados dentro de la vertiente más tecnológica de este mundo, pero al fin y al cabo, es hacia donde se mueve, por lo que tiene sentido que entren en juego fabricantes de componentes, como es NVIDIA.

NVIDIA presentó en el CES su nueva generación de ordenadores para controlar al coche autónomo, que ha sido la estrella de esta edición de la feria, y poder entrar de lleno en esta batalla con los principales fabricantes, algunos de ellos ya usan alguna solución de NVIDIA para sus sistemas de entretenimiento.

La compañía presentó dos ordenadores, el Drive PX y el Drive CX, sus dos apuestas más fuertes para los próximos años. El primer sistema es el encargado de controlar las labores de piloto automático del futuro coche autónomo, y el segundo se encarga de controlar los sistemas multimedia del interior del vehículo.

Drive PX se construye tomando como núcleo dos procesadores Tegra X1, una capacidad de procesamiento que supera el teraflop. Esto le permite controlar, por ejemplo, hasta 12 cámaras de alta resolución gracias a sus múltiples entradas. Con Drive PX, NVIDIA ofrece, por ejemplo, un sistema capaz de gestionar el estacionamiento totalmente autónomo, es decir, dejar el vehículo a la entrada de un parking y que éste sea capaz de buscar sitio, aparcar, y cuando sea llamado, volver al punto inicial para recoger al conductor.

Y esta es solo una de sus bondades ya que puede ser programado para diferenciar entre vehículos y que pueda reaccionar ante diferentes situaciones y es que no es lo mismo que te adelante un coche muy rápido que una ambulancia o coche de policía.

Drive CX puede alimentar hasta 16,8 millones de píxeles en varias pantallas,

Con Drive CX el fabricante aborda el interior del vehículo y ofrece al conductor mejores gráficos, mayor resolución para las pantallas y nuevos límites para la navegación GPS. Además, es compatible con los futuros sistemas de visión que sustituyan a los espejos retrovisores al poder manejar visión 360 grados sin distorsiones y eliminando todos los puntos ciegos. Como es de esperar, Drive CX será compatible con las soluciones multimedia presentadas por Apple y Google.

Drive PX y CX estarán disponibles a lo largo del segundo semestre de 2015 para ser introducidos en los coches de próxima generación.