Fitbit es una de las marcas más populares en cuanto a seguidores de actividad física, esos pequeños dispositivos dedicados a cuantificar nuestros pasos caminados, horas de sueño y más, mucho más, que tan de moda se han hecho entre la comunidad de deportistas amantes de la tecnología y geeks en general.

La empresa se prepara a lanzar dos nuevos modelos de sus cuantificadores en su catálogo, según han podido hacerse con la información filtrada desde Gizmodo. Estos son los nuevos Fitbit Charger y Fitbit Chagher HR, que aunque mantienen el diseño tan conocido de la marca, como brazaletes "inteligentes", incorporan nuevas características y funcionalidades de lo más atractivas.

El Fitbit Charger cuenta con seguimiento de pasos, distancia, calorías quemadas en sesiones de ejercicios, pisos subidos (en escaleras o distancia escalada) y minutos activo, además de mostrar información en la pequeña pantalla, la hora e información como el número de teléfono que te llama en medio de una sesión de ejercicios. También está capacitado para vigilar nuestro sueño y la calidad y horas del mismo, y es resistente al agua.

Por otro lado, el Fitbit Charger HR cuenta con las mismas características de su hermano, pero incorpora una que hasta ahora no estaba presente en el catálogo de la marca, el seguimiento de ritmo cardíaco continuado, eso quiere decir, que seguirá durante las 24 horas del día nuestro ritmo cardíaco para indicarnos alguna variación extraña o cuánto se acelera durante nuestras jornadas de ejercicio, y lo que tarda en volver a la normalidad.

Esto convierte al Fitbit Charge HR en un dispositivo especial para monitorear sesiones de ejercicio cardiovascular, de la manera más geek posible. Es un gran añadido al catálogo de la empresa, en especial después de toda la polémica que generó los primeros lotes de la Fitbit Force.

No queda claro cuándo estarán disponibles en el mercado los nuevos Fitbit, ni a qué precio, pero si la información filtrada es correcta, el Charge y Charge HR costarán 185 y 220 dólares respectivamente, algo bastante elevado en comparación con otros rivales en el mercado, incluso de su propia marca.