Apple ha realizado su declaración oficial con respecto al caso más sonado en internet durante los últimos días, el de las fotos filtradas de famosas, que mostraban a las celebridades desnudas o en situaciones íntimas, y que muchas provenían, según declaraciones anticipadas, de las cuentas de iCloud y diferentes servicios de almacenamiento en la nube que usaban cada uno de los smartphones de las víctimas.

Según Apple y luego de 48 horas investigando el caso, han podido confirmar que las cuentas de las víctimas fueron atacadas directamente, no fue culpa de ninguna vulnerabilidad de iCloud.

Las filtraciones se deben a ataques directos, y contraseñas poco seguras usadas por las víctimasEsto quiere decir que, sencillamente, las fotos filtradas de Jennifer Lawrence, Kate Upton, Kirsten Dunst, Ariana Grande y decenas de celebridades más, se debieron a ataques directos a sus cuentas de iCloud (y otros servicios, dado que no todas usaban iPhone), a las que pudieron acceder debido a contraseñas débiles o con poca seguridad.

Uno de los errores más graves que podemos cometer es no contar con contraseñas lo suficientemente seguras en nuestras cuentas de cualquier tipo de servicio online. Una contraseña al incluir caracteres en mayúscula y minúscula, símbolos y números, además de unos 10 caracteres en adelante, se hace casi imposible de adivinar por cualquier atacante o software, por ello son las más recomendadas por los expertos de seguridad informática.

Lo que sí deberían tomar en cuenta tanto Apple con iCloud, como Dropbox, Drive, OneDrive y cualquier tipo de servicio en la nube, es el poner restricciones o límite de intentos fallidos cuando se intenta acceder a una cuenta, pero más allá de esto, no fue debido a ningún tipo de fallo de seguridad en iCloud que se accedió a las cuentas de las víctimas de la reciente filtración, lo que tuvo como resultado la publicación en diferentes webs de cientos de fotos íntimas de estas celebridades.