¿Cuánto pesa un vehículo utilitario en el año 2014? Un Ford Fiesta, por ejemplo, declara 1.045 Kilogramos en la actualidad, pero en el año 1976, el primer Fiesta arrojaba sobre la báscula algo más de 700 kilogramos de peso. ¿Qué ha pasado en casi 40 años para que un utilitario “engorde” unos 400 kilogramos?

La primera respuesta es el tamaño, los utilitarios (y en general en todos los segmentos) cada vez son más grandes, atacando incluso a segmentos superiores, cada vez pueden disfrutar de más equipamiento y las medidas en materia de seguridad que tenemos hoy en día son mucho mejores que las que podían verse en los coches de hace 40 años. Me refiero a nuevos airbags, estructuras mucho más rígidas para soportar mejor las pruebas de choche, una dotación en materia de equipamiento interior elevadísima con pantallas, altavoces, dispositivos electrónicos...

Ya hay modelos en el mercado cuyo chasis ha sido realizado en fibra de carbono.

Los fabricantes de vehículos trabajan muy duro para conseguir que las siguientes generaciones sigan siendo mejores que las anteriores pero con la crisis que vivimos desde hace años se han puesto una meta a cumplir en un plazo de tiempo muy corto: reducir el consumo de combustible hasta el mínimo posible.

Los microhíbridos, híbridos, híbridos enchufables, eléctricos… todos tienen un denominador común: la búsqueda de la eficiencia energética para que el ahorro de combustible sea el máximo. Pero no todos los cambios pueden afectar a los motores o a los nuevos sistemas de movilidad empleando energías alternativas sino que los cambios hay que realizarlos desde dentro, comenzando con la estructura del vehículo para crear coches ultraligeros.

Ford junto con la Agencia Medioambiental de Estados Unidos) y Cosma International han desarrollado un prototipo de berlina ultraligera empleando masivamente compuestos como el magnesio, la fibra de carbono, el aluminio y aceros de alta resistencia. Este vehículo lo han denominado Ford Fusion Lightwight Concept y aspiran a que lo aprendido en este proyecto lo puedan aplicar a los futuros modelos de la marca del óvalo azul para crear coches ultraligeros.

El proyecto tiene su punto de partida en el Ford F-150, que ha reducido su peso en más de 300 kilogramos.

Un Ford Fusion (el equivalente al Mondeo en España) arroja un peso sobre la báscula de unos 1.600 kilogramos, en la media del resto de productos de la competencia. Con el Lightwight Concept este dato ha sido posible reducirlo hasta menos de 1.300 kilogramos. ¿Cómo lo han hecho?

Pues cambiando una gran parte de la carrocería y de elementos añadidos. Aparte de la combinación de diferentes materiales en la carrocería, las llantas, la estructura de los asientos, el cuadro de instrumentos y el capó han sido realizados en fibra de carbono, el cristal de las ventanillas ahora es de policarbonato y los muelles de la suspensión han sido fabricados en composite. Pero no solo eso, sino que este concept equipa el motor más tecnológico que tiene Ford en su amplio catálogo: el 1.0 EcoBoost, un propulsor más que suficiente para mover al Fusion Lightwight sin ningún problema.

Las futuras generaciones que veamos de los modelos actuales verán cómo su peso se reduce drásticamente y podremos hablar de coches ultraligeros, es un paso lógico para seguir reduciendo el dato de consumo medio hasta límites que ahora mismo nos parecen ridículos. Una berlina consumiendo menos de 4 litros a los 100 sin ningún tipo de ayuda eléctrica solo es posible por tres razones: aerodinámica, propulsores eficientes y un peso reducido. Los dos primeros apartados ya los tenemos en el mercado, ahora es el turno de la reducción de peso para que sigamos en esta espiral de reducción drástica de los consumos como puerta de entrada de los usuarios a la compra en masa de modelos híbridos y posteriormente eléctricos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.