La **paloma pasajera** es una especie extinta hace un siglo, cuyo último ejemplar (Martha) falleció en un zoo de Cincinnati el 1 de septiembre de 1914. Desde su muerte, el mundo ha cambiado mil veces: hemos vivido dos Guerras Mundiales, la caída del Muro de Berlín o la llegada de Internet.

Sin embargo, nadie rescató a la paloma mensajera del olvido, y eso que **llegó a ser una de las [aves](http://alt1040.com/tag/animales) más comunes del siglo XIX**. Su abundacia, sin embargo, no frenó su extinción solo unas décadas después, provocada en parte por la [deforestación masiva en Europa](http://en.wikipedia.org/wiki/Passenger_Pigeon) y el uso de la paloma pasajera como alimento de la población más humilde.

Esta especie llegó a ser el vertebrado más común en América del NorteEntre 1870 y 1890, su desapareción parecía no tener freno. La paloma pasajera, cuyo nombre científico es *Ectopistes migratorius*, presentaba una forma curiosa, adaptada especialmente para que su vuelo fuera rápido, debido a las migraciones constantes que realizaba, al ser una **especie «nómada»**. La biodiversidad del planeta, sin embargo, sufrió un golpe mortal a finales del siglo XIX, y ya en el XX se vio que era casi imposible frenar su extinción.

La tecnología, sin embargo, puede ayudar a rescatar del olvido a la paloma pasajera. Al menos eso piensa **Ben Novak**, enamorado de esta especie extinta desde su adolescencia. Desde aquella época, Novak ha podido ver más de 300 ejemplares de paloma pasajera, conservados en diferentes centros o museos, como la propia Martha, que hoy reposa en el **Smithsonian Institute** de Estados Unidos.

##Biología molecular contra el olvido
Y a pesar de que, por desgracia, son muchos loa animales que se extinguen, la desaparición de la paloma pasajera fue imposible de ignorar, ya que en el siglo XIX era el vertebrado más común en América del Norte, como cuentan en [The New York Times](http://www.nytimes.com/2014/03/02/magazine/the-mammoth-cometh.html?_r=1). El destino quiso que Novak uniera su pasión con la del científico **George Church**, un experto en biología molecular de la Universidad de Harvard.

Sanofi Pasteur (Flickr)

En 2012, Church organizó un simposio en Harvard planteándose si, efectivamente, sería posible rescatar a la paloma pasajera de su extinto olvido a través de las novedosas técnicas de **biología molecular**. Una nueva tecnología de edición del genoma parecía resultar clave para «recuperar» el ADN de la paloma pasajera, como si fuera una versión de Jurassic Park adaptada a esta especie.El primer paso será recuperar por completo el genoma de este ave

No es la primera vez que se trata de devolver a la vida a una especie extinta. Varias iniciativas científicas anteriores, como la de la rana australiana o el famoso mamut, han tratado de aplicar las técnicas genómicas en pro de la **biología de la conservación**. ¿Pero se trata de una utopía o de una realidad a medio plazo?

De momento, **secuenciar el genoma** de la paloma pasajera es solo el primer desafío. La paleogenómica, una nueva disciplina científica que combina la biología molecular con la recuperación de especies fósiles, ya extinguidas, como el caso de la paloma pasajera, trata de superar los retos de investigación propuestos.

El primero en lograrlo fue un científico español, **Alberto Fernández-Arias**, que devolvió a la vida (al menos durante unos minutos) al bucardo extinto. Curiosamente, la técnica utilizada fue la misma que se usó para obtener a la conocida **[oveja Dolly](http://alt1040.com/tag/dolly)**.

La metodología se denominada **transferencia nuclear de células somáticas**, y aunque ha sido muy estudiada, resulta difícil aplicarla para devolver a la vida a especies extintas, como la paloma pasajera. Esto es debido a que el ADN puede degradarse o mezclarse con las secuencias genéticas de otros organismos vivos. Por eso resulta extremadamente complicado lograr el «genoma completo puro» de una especie extinta.Será casi imposible recuperar a la paloma pasajera original

Como decía antes, el primer paso debe ser completar la **[secuenciación del genoma](http://alt1040.com/tag/secuenciacion)** de la paloma pasajera. Novak, que ahora trabaja en una investigación relacionada con la «resurrección» de esta especie, trata de obtener sus resultados para publicarlos en el aniversario de la muerte de Martha, el próximo 1 de septiembre. Esta será, sin embargo, la parte más sencilla del proyecto.

Posteriormente deberían **transferir el ADN** a una célula viva, y de lograrlo, tratarán de modificar un embrión de una paloma común. Esto permitiría que el genoma de este futuro organismo vivo fuera el de una paloma pasajera. ¿Lo conseguirán? De momento, el experimento de Fernández-Arias demostró que aunque técnicamente sea posible, los resultados no son los esperados.

Quizás en un tiempo logremos contar con **palomas modificadas genéticamente** que se «parezcan muchísimo» a las palomas pasajeras. Resucitarlas de su olvido es una tarea casi imposible y de momento la ciencia no ha logrado una respuesta para ello. Sin embargo, las iniciativas de ingeniería genética y biología molecular tratan de recuperar las ideas planteadas por Jurassic Park. ¿Lo conseguiremos? Será cuestión de tiempo saberlo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.