Hace algunos años, las pantallas táctiles nos parecían algo extraño e, incluso, llegaban a provocar rechazo entre los usuarios (sobre todo las pantallas resistivas). Sin embargo, hoy en día están presentes en PCs (híbridos), dispositivos móviles, vehículos e, incluso, en algunos sistemas de domótica; nos hemos acostumbrado a su uso y gran parte de la industria ha apostado por las pantallas táctiles en detrimento de los teclados convencionales. Si bien son muy cómodas de usar, las pantallas táctiles presentan una importante barrera de accesibilidad para los usuarios que sufran alguna discapacidad visual; una barrera que Tactus Technology aspira a romper con unas pantallas táctiles de las que pueden surgir botones y ofrecernos un teclado físico que, casi por "arte de magia", brota de la propia pantalla.

Tactus Technology, realmente, nos es una empresa que nos resulte desconocida; ya llevan tiempo trabajando en prototipos de pantallas táctiles que son capaces de ofrecernos, además, botones físicos que, posteriormente, desaparecen y nos vuelven a ofrecer una pantalla totalmente plana. Aunque nos pueda una idea muy extraña, la compañía ya mostró algunos prototipos hace un par de años y, en este tiempo, ha ido perfeccionando sus pantallas y las ha mostrado durante el CES celebrado la semana pasada.

A simple vista, las pantallas que ha desarrollado Tactus no distan mucho de las que podemos ver en cualquier dispositivo móvil del mercado. Un panel táctil recubierto por un cristal, una lámina de Gorilla Glass o una capa de plástico PET; sin embargo, el recubrimiento exterior de la pantalla no es un simple protector, realmente es un polímero capaz de deformarse y en el que discurre un fluido. Cuando aumenta la presión de este fluido en zonas determinadas, el polímero se hincha y, cara al usuario, tiene la apariencia de una tecla física que se puede pulsar; sin embargo, cuando se deja de aplicar presión sobre el fluido, el polímero vuelve a recuperar su forma original y la pantalla se queda totalmente plana.

Imaginemos una tablet en la que, además de mostrarse en pantalla el teclado, de repente brotasen los botones físicos de la misma para que podamos escribir, casi, con la misma sensación de estar usando un teclado convencional. Básicamente, esta es la idea que persigue Tactus, combinar bajo un mismo dispositivo el paradigma de los teclados físicos y el de las pantallas táctiles para obtener así dispositivos muchísimo más versátiles.

MEMS y microfluídica

El funcionamiento de las pantallas táctiles y "tridimensionales" de Tactus se apoya en el mundo de los microsistemas y la microfluídica; de hecho, la realidad es que desde hace más de 10 años se viene investigando este tipo de usos de los MEMS para desarrollar pantallas Braille para personas que sufren algún tipo de discapacidad visual.

Realmente, el sistema está trabajando con dos capas de polímero entre las que circula una red de canalizaciones por las que circula un fluido que, a su vez, se bombea hacia unos receptáculos. Cuando el fluido, debido a la presión, lleva estos receptáculos, el material se hincha y se forma el botón en la pantalla. Evidentemente, el número de botones que pueden aparecer es algo discreto y depende del diseño de la pantalla pero no es raro pensar en un teclado QWERTY en un tablet o, por ejemplo, que aparezca un teclado numérico en un smartphone o uno QWERTY dependiendo de la disposición del terminal.

En el caso de los dispositivos de Tactus Technology, se está utilizando un fluido para crear los botones; sin embargo, en muchas investigaciones para el desarrollo de paneles Braille también se ha trabajado con el bombeo de aire para crear el relieve de manera dinámica sobre una superficie que, aparentemente, es plana.

Aplicaciones y usos

¿Tiene sentido un teclado físico sobre un panel táctil? Debo reconocer que, quizás, he estado muchos años usando BlackBerry pero, para ciertas cosas, echo en falta el teclado físico (sobre todo si voy a escribir un email muy largo desde el smartphone). Particularmente, no me parece nada descabellado que una tablet me ofrezca un teclado físico superpuesto a la propia pantalla del dispositivo; en mi opinión el usuario podría ganar en accesibilidad y si, además, es algo configurable, podríamos usarlo a voluntad. También podríamos tener un gamepad sobre nuestra pantalla táctil para poder jugar mucho más cómodos y disfrutar más de nuestra tablet en momentos de ocio.

Un teclado de estas características combinado con un lector de pantalla, por ejemplo, haría muchísimo más accesibles los dispositivos táctiles; una persona que sufra algún tipo de discapacidad visual, podría escribir sobre una pantalla táctil de manera natural y sin necesidad de dispositivos externos.

Tactus Technology comenta que sus pantallas se acercan al mercado y, por tanto, quizás en uno o dos años podríamos ver tablets dotados de esta tecnología. Quizás pueda parecer algo muy orientado a la accesibilidad pero, en mi opinión, podría usarse de manera amplia porque contribuiría a que fuésemos algo más eficaces a la hora de escribir sobre pantallas táctiles.