29 de noviembre de 2013, ya llegó la nueva generación de consolas: PS4 y Xbox One (lo siento Nintendo). Es el momento perfecto para analizar este nuevo escenario y ver cual es la apuesta a corto y medio plazo para el mundo de los videojuegos. Sony y Microsoft parecería que pelean por el mismo territorio, pero existen una serie de diferencias notables que conviene examinar.

Como sabéis, hoy era el día señalado por Sony para lanzar la PS4 en Europa y Latinoamérica. Muchos usuarios tenían este día marcado en el calendario y seguramente se replique el éxito conseguido con la salida al mercado estadounidense (en Amazon España ya están agotadas a primera hora de la mañana). La apuesta es diferente que la de Microsoft pero a la vez, ambas consolas apuestan por una nueva tendencia.

PS4 y el "gamer actual"

Sin entrar (por ahora) a hablar de catálogos, llama la atención como Sony ha querido apuntar al gamer actual. Me refiero al gamer que le gustan las videoconsolas (no quiero entrar en una batalla consolas vs PC), ya que han moldeado su propuesta para entregársela a los jugadores "clásicos" pero adaptada al panorama actual.

PS4 no ha supuesto una revolución con respecto al modelo anterior. No han querido "romper" con el trabajo realizado todos estos años, todo lo contrario, se han añadido nuevas funcionalidades y modificado la interfaz, todo ello sobre la experiencia construida con la PlayStation 3. No han querido desviar la atención con "novedades revolucionarias", Sony quiere seguir ofreciendo una plataforma en la que disfrutar, sobre todo, de una cosa: juegos.

Sony no busca florituras o experiencias revolucionarias Que Sony apueste desde el principio por servicios como Twitch.tv nos da una dimensión real de cual es su target. Es cierto que Microsoft ha anunciado que la integración con esta plataforma estará disponible a partir de 2013, pero en el caso de la PS4 se ha sentido como una parte importante de su apuesta. Sony ha puesto todo el foco en los videojuegos, no quiere (por ahora) ver más allá, algo que podría ser bueno y malo a la vez.

Como digo, se ha mejorado la experiencia: nuevo DualShock y nuevas funcionalidades, pero todas parecen no querer "despistar" al gamer actual, algo que se puede comprobar en la publicidad que hemos visto de los dos sistemas. Sony ha querido dejar muy claro que lo que les importa son los videojuegos, nada de florituras o experiencias revolucionarias.

Xbox One y el futuro

Microsoft por su parte, también continúa la línea que trazó con la Xbox 360. Kinect pasa a ser mucho más importante, si cabe, que en la antigua videoconsola. En esta ocasión, se siente más como un sistema más pensado "en el futuro". La manera en que interactuamos con la Xbox One, servicios de terceros y las posibilidades que ofrece el nuevo Kinect lo demuestran.

Xbox One quiere ser el epicentro de tu salón y apuesta por el entretenimiento Al igual que en el caso de Sony, Microsoft lo ha dejado también muy claro en sus comerciales. Xbox One quiere ser el epicentro de tu salón y apuesta fuerte por el entretenimiento, una decisión que también me parece muy válida. Eso no significa que no exista un catálogo para el "gamer pro", pero aunque hay espacio para cualquier tipo de jugador en cada sistema, cada uno está construyendo una experiencia global distinta.

Quien esté dudando entre una PS4 y una Xbox One deberá tener en mente que, además de los juegos exclusivos, Sony y Microsoft han preparado un ecosistema distinto, resumiendo muchísimo, el mensaje que se nos está diciendo claramente es:

  • ¿Eres un gamer clásico?, ven con nosotros: compra una PlayStation 4
  • ¿Buscas algo más?, déjanos poseer tu salón: compra una Xbox One

De todos modos, no parece que ninguna de las dos propuestas consiga (por el momento) sustituir a un media center actual (Raspberry Pi), algo que ya había sucedido con la generación anterior. Ya puestos, si Xbox apuesta por el entretenimiento, ¿por qué no incluye XBMC o Plex de serie?. En el caso de la PS4, como sabemos, no reproduce Bluy-Rays 3D ni CDs de audio. Personalmente, y por desgracia, no existe ningún sistema capaz de satisfacer la mayoría de mis necesidades multimedia.

Vale, ¿y el catálogo?

Habiendo repasado todo lo anterior podemos concluir que Sony y Microsoft han puesto mucha energía en renovar el hardware y, unos más que otros, el software y la experiencia. Lo que llama la atención es que las dos consolas coinciden en presentar un catálogo bastante escaso y carente de títulos explosivos.

Echo de menos un juego clave, que te haga comprar la consola sin pensarEs cierto que el catálogo de una consola depende, en la mayor parte, de terceros, pero me sorprende que tras tantos años de planificación ninguna de las dos haya decidido sacar su sistema al mercado con un juego clave, ese tipo de títulos que consigue que muchos usuarios acaben comprando la consola sin mirar, ni siquiera, ver sus fondos bancarios.

Forza es el juego de conducción de referencia para Xbox, pero creo que carece de ese grado del que hablo. Haber enfocado tanta energía en el ecosistema y el hardware hace que eche de menos un lanzamiento tipo Nintendo 64 + Super Mario 64. Obviamente, es cuestión de tiempo y gustos, pero lo cierto es que es uno de los puntos que nos hace entender que realmente estamos ante una "nueva generación". Bienvenidas PS4 y Xbox One, los gamers tienen la última palabra.