El término "era post-PC" lo comenzó a usar Steve Jobs cuando presentó la primera generación del iPad, asegurando que poco a poco cambiaría el mundo. Seamos sinceros, lo ha hecho. La tablet de Apple fue la primera en llegar proponiendo una manera distinta de ver un computador en forma de tableta, y no esos híbridos extraños que ya Microsoft había presentado desde inicios de la década pasada. El iPad ha evolucionado mucho desde entonces y se ha hecho el dispositivo favorito de muchos, y el iPad Air inicia una nueva etapa para las tablets en general.

El pasado mes de septiembre Apple presentó el iPhone 5s, y en el evento anunció que incorpora un nuevo procesador, llamado A7. La gran diferencia del nuevo SoC es que es de 64 bits, y no de 32 bits como la generación pasada. Esto implica muchos cambios, comenzando por una mayor gestión de memoria RAM, que significa muchas mejoras en multitarea y en general procesamiento de datos.

iPad Air 2

En otras palabras, a partir de este momento las tablets de Apple son más cercanas aún a un computador tradicional, a un PC (o un Mac si vamos al caso), ya que ambos tipos de dispositivos funcionan a base de procesadores de 64 bits. El iPad Air y el iPad mini Retina son las primeras tablets en incorporar un procesador de este tipo, y estoy seguro de que otros se unirán a la tendencia. Mención aparte, por supuesto, a la Surface Pro 2 y su antecesora que cuentan con procesadores de este tipo, pero tomando en cuenta que Surface Pro puede ser considerada más un Ultrabook con forma de tablet que una tablet como tal gracias a su procesador x86 y no ARM (y su precio también es más elevado), quizás el dispositivo de Microsoft juega más en la categoría de PC que en esta.

Nuevos iPads como pioneros en los 64 bits

Este gran cambio de procesador, nuevamente supone más que "mejores rápidos y una tablet más rápida", mucho más. La llegada de los 64 bits, así como en el iPhone, promete mejor gestión de grandes cantidades de datos, soporte para más aplicaciones en multitarea, más y mejor gestión de memoria RAM, lo que en resume se traduce en un uso más profesional que nunca.

Y ya Apple se preparaba para esto, así lo demostró hace algunos meses al presentar una versión del iPad con capacidad de almacenamiento de 128 GB, en cuya presentación hacían mención a programas como AutoCAD, plataformas totalmente profesionales, indicando que sus tablets apuntarían a este segmento ahora más que nunca.

iPad Air Hands-on 29

La gran diferencia entre un iPhone con SoC de 64 bits y un iPad de 64 bits es, por supuesto, sus posibilidades para uso laboral. El tamaño de su pantalla y su increíble autonomía ofrecen muchas posibilidades para trabajar on-the-go. En pocas palabras, aunque en ningún momento he afirmado que el iPad (ni ninguna tablet) suplantará al PC por completo, sí satisface muchas necesidades.

Si bien aquel profesional que necesite un amplio poder de procesamiento, o gran potencial gráfico, siempre necesitará de un PC o Mac tradicional, el usuario profesional promedio, sentirá que, ahora más que nunca, una tablet le sirve perfectamente para trabajar en su día a día, y en cualquier lugar. De nuevo: actualmente un iPad no suplanta a un PC, pero sí lo complementa, el mercado de los computadores tradicionales tiene siento sintiéndose afectado por ello.

El mercado lo notará con más fuerza

En distintas ocasiones hemos analizado como las ventas de PC decaen constantemente, y las de tablets, cualquier tipo de tablet, no paran de aumentar drásticamente. Sin irnos muy lejos, el último trimestre se reportó una caída del 8% en las ventas de PCs, e inmediatamente el primer "enemigo" en el mercado al que observamos como culpable de estas cifras es a los dispositivos móviles.

Para el 2017 analistas estiman que se venderán 6 tablets por cada PCCon la incorporación de procesadores de 64 bits en las nuevas iPads, los desarrolladores comenzarán a aprovechar más a fondo las posibilidades de estos dispositivos en el ámbito profesional, y la era post-PC seguirá tomando más fuerza. Ya hemos visto cómo diferentes análisis estiman que la tendencia no dejará de crecer, y que para el año 2017 se venderán seis tablets por cada PC. Y es que el potencial de los dispositivos móviles en todo segmento, desde el casual y para entretenimiento hasta el netamente profesional, no para de aumentar.

Hemos visto como Apple se acerca más que nunca al PC/Mac con el iPad Air, e incluso vemos como Microsoft con la Surface Pro 2 ofrece incluso un dock de trabajo para conectar la tablet a un monitor externo y que se convierta en un centro de trabajo absoluto, por lo que pronto, estemos seguros que veremos a los demás fabricantes y responsables de software dar el salto. Y con esto me refiero a nadie más que Android.

La competencia se unirá a la tendencia

Casi inmediatamente luego de la presentación del iPhone 5s, primer dispositivo móvil en integrar un SoC ARMv8 de 64 bits, Samsung anunció a la prensa que ya trabajaban en su propio procesador de 64 bits. Por otro lado, Intel anunció que también sus nuevos procesadores contarán con soporte para una versión del kernel de Android de 64 bits.

tablets

El destino de las plataformas móviles es obvio. Al Android contar con soporte para SoCs de 64 bits, todos los fabricantes darán el salto necesario a esta tendencia, llena de nuevas posibilidades, donde los móviles y tablets podrán contar con más de 8 GB de memoria RAM, y mejores características técnicas que nunca, satisfaciendo necesidades que hasta ahora no podía, convirtiéndose en verdaderas herramientas polifacéticas de trabajo, algo así como lo que intentó Motorola con el Atrix y ese costoso y aparatoso dock de Laptop... solo que bien hecho.

iPad Air consolida la era post-PC al ser la primera tablet en dar el salto a los 64 bits, pero no me queda dudas que todos los demás le seguirán, y si Microsoft pone más cuidado en este mercado, su familia de Surface Pro es otra gran

iPad Air 02
opción en este ámbito. Y es que cada vez es más común ver a profesionales en la calle con sus iPads o cualquier tablet (aunque según datos de diferente analistas, el 80% de las tablets en la calle son iPads), políticos y empresarios que cambian sus portátiles por tablets, y que satisfacen sus necesidades laboral del día a día.

Quizás lo más extraño de las nuevas iPad Air y iPad mini retina es que no incorporan el sensor de huellas dactilares Touch ID, ya que si tomamos en cuenta al iPad como herramienta profesional y corporativa, una medida de seguridad de este tipo sería de mucho agradecer.

Guste a quien guste y a quien no, la era post-PC no deja de consolidarse como una realidad. Los fabricantes de tablets lo saben, y los fabricantes de computadores lo saben. Solo queda ver cómo desenlaza esta historia en el futuro, luego de que el iPad Air sea el pionero en esta nueva posibilidad y alcance para las tablets.