¿Alguna vez te has quedado sin batería en tu teléfono y has intentado por todos los medios conseguir un cargador para no perderte la llamada o mensaje que tanto esperas? ¿Qué pensarías si te dijera que la manera de cargar tu teléfono depende enteramente de ti y de tu organismo? Esto puede ser posible, ya que investigadores de la Universidad del Oeste de Inglaterra han logrado cargar la batería de un teléfono con orina humana.

El principio básico de este logro reside en unas celdas de combustible biológico, o microbianas, que se encargan de utilizar bacterias para descomponer la materia orgánica y generar energía a partir de esto. Estas celdas ya habían sido utilizadas y descubiertas hace más de una década, sin embargo, nunca habían sido comercialmente viables para poder utilizarse en el mundo real. Además, estas bacterias tienen que ser las suficientes para poder generar una cantidad considerable de energía y, al parecer, la orina humana tiene bastantes.

Los investigadores en la Universidad del Oeste de Londres han logrado recolectar energía suficiente en condensadores de almacenamiento para cargar la batería de un teléfono Samsung y lograr encenderlo, mandar mensajes vía SMS, navegar en la web e incluso hacer una breve llamada. La carga es poca, pero es un gran avance porque se ha comprobado que el concepto funciona y ahora sólo tiene que perfeccionarse para poder darle energía a otro tipo de dispositivos o darle carga completa a la batería de un teléfono.

Este tipo de tecnología podría ser ideal para zonas rurales a las que no puede llegar la infraestructura para generar energía y darle, por ejemplo, luz a varios hogares. Y aunque todavía faltan algunos años de investigación para lograrlo, también es interesante explorar el mundo de las personas a las que les gusta viajar y verla como una alternativa a los cargadores solares. Además, los ambientalistas siempre estarán contentos de contar con una opción más para convertir un desecho humano en algo útil para la sociedad y que también representa un avance en el mundo de la tecnología y la ciencia. ¿Será este el futuro de las baterías recargables?