Dos seguidores de Canción de hielo y fuego, la obra de George R. R. Martin en la que se basa Game of Thrones, han creado los planos para crear imprimir las piezas necesarias para jugar al Sitrang con una impresora 3D. Sitrang (Cyvasse en inglés) es el ficticio juego de Canción de hielo y fuego con el que se entretienen varios de los personajes del universo. Arian Croft, de IllGottenGames, y su amigo Nate Stephens unieron los fragmentos de las reglas que se mencionan en los libros para crear un juego que bebe del ajedrez y las damas.

Además, Croft y Stephens también se basaron en los juegos que el autor de la saga ha reconocido en diversas entrevistas que sirvieron de inspiración para crear el Sitrang. Con todo esto crearon un conjunto de reglas que, en palabras de Croft, parecía "creíble para un juego hecho durante el período de tiempo emulado".

El documento con las reglas del juego de Canción de hielo y fuego se puede descargar junto a los planos de las piezas que usará cada jugador (unas de color alabastro y otras, ónix; o blanco y negro): tres plebeyos, tres lanceros, tres ballesteros, tres caballos ligeros, dos caballos pesados, dos elefantes, una catapulta, un trabuquete, un dragón y un rey. Además, cada jugador necesitará tres montañas y una fortaleza, que también se utilizarán en cada partida.

Las reglas son relativamente sencillas. Lo primero que hace cada jugador es colocar las montañas (en cualquier losa de su mitad del tablero) y la fortaleza (que ocupa cuatro casillas y no puede estar en la primera línea). Todo el proceso de distribución se realiza con la ayuda de un separador para que ninguno sepa cuál es la disposición elegida por su rival.

Sitrang, el juego de Canción de hielo y fuego

Una vez hecho esto, cada jugador sitúa las piezas de combate que querrá utilizar, aunque sólo las puede colocar en las casillas adyacentes a su fortaleza (siempre que no haya una montaña). Cada una de las piezas se mueve de forma diferente y algunas tienen una característica especial (son más resistentes o pueden atravesar obstáculos, por ejemplo).

El objetivo final es capturar el rey enemigo, algo que se hace cuando una de las piezas puede ocupar la baldosa ocupada por el rey (de hecho, todas las capturas se realizan igual). Pero éste no tiene por qué estar en el terreno de juego, ya que durante su turno los jugadores pueden elegir entre mover una ficha o invocar una nueva. Es decir, el rey puede pasar toda la partida sin entrar en juego, oculto en la fortaleza. Sin embargo, si ésta es tomada con el rey dentro, finalizará la partida. Para tomar la fortaleza enemiga hay que situar dos piezas en las casillas adyacentes al edificio.

Por el momento el juego es bastante sencillo, pero no por ello menos entretenido. Croft y Stephens han pedido ayuda a los primeros jugadores para mejorar las reglas o compartir posibles variantes de las mismas. Pero lo mejor de todo es que todo el proceso está abierto, así que cualquiera puede participar o descargar esta versión del Sitrang. Además, las piezas tienen bastante nivel de detalle, pero sin olvidar las limitaciones de las impresoras 3D actuales, por lo que no hace falta un equipo de enorme calidad para imprimirlas.