El anuncio de cierre de Google Reader se ha convertido en una oportunidad para muchas aplicaciones y servicios que permiten la lectura de feeds RSS. Aplicaciones como Flipboard o Feedly han ganado mucho peso en las últimas semanas como reemplazos al lector de feeds de Google; otra interesante alternativa a Google Reader es Pulse, que está presente en iOS, Android y como aplicación web en HTML5 y transforma nuestros feeds en un mosaico muy atractivo visualmente que nos permite visualizar rápidamente aquello que nos interesa. Desde el mes de marzo se venía oyendo hablar que LinkedIn andaba detrás de Pulse y estaba negociando con la compañía para hacerse con ella. Los rumores han dejado de serlo puesto que se acaba de confirmar que finalmente LinkedIn compra Pulse.

LinkedIn es un servicio en el que, entre otras cosas, los profesionales pueden compartir información y realizar publicaciones en las que compartir enlaces y noticias que consideran de interés; una dinámica que esta red social profesional aderezó hace unos días añadiendo menciones para fomentar la conversación y que, con la compra de Pulse, podría crecer hasta ofrecer funcionalidades que permitan descubrir contenidos de interés fuera de nuestra red profesional o, incluso, usar este tipo de algoritmos para localizar perfiles profesionales.

De hecho, de las palabras de LinkedIn en el anuncio de la compra podemos deducir que el servicio de Pulse se seguirá manteniendo pero que la estrategia no es la de convertirlo en un lector de feeds sino integrar el talento de esta compañía dentro de LinkedIn para aplicar la experiencia de Pulse y su know-how en la curación de contenidos para maximizar la experiencia en LinkedIn a la hora de localizar perfiles o poner en valor nuestros perfiles profesionales.

¿Y cuál podría ser la idea? LinkedIn nos lo deja más o menos claro, quieren aprovechar la información que fluye por su red social en forma de noticias, publicaciones de perfiles de peso, actualizaciones que realizan las páginas de empresas y potenciar esa conversación para convertirla en algo de utilidad para los profesionales. De todas formas, esta reorientación del servicio parece que será a medio-largo plazo porque Pulse, por ahora, seguirá prestando sus servicios y se mantendrá tanto en su versión web como en las aplicaciones para iOS y Android.

Según ha revelado LinkedIn a All Things Digital, la envolvente económica de la operación asciende a 90 millones de dólares y, con este movimiento, la red social profesional pasa a hacerse con un servicio de bastante proyección que sumar a su cartera de adquisiciones entre las que podemos encontrar SlideShare (que compraron en mayo del año pasado).