En el mundo de los videojuegos últimamente, los autoproclamados gamers hemos sido testigos de cómo se van haciendo cada vez más presentes frases como "Free to Play", también conocida sencillamente como F2P, o microtransacciones, en los más recientes lanzamientos de cualquier estudio, desde los más chicos, hasta los más grandes. Especialmente en los más grandes. Ofreciéndonos juegos gratis, o al menos que son presentados como tal.

Esta modalidad nació hace muchos años ya, pero en desde hace un par de años se hacen más frecuentes tanto en títulos para computadores y consolas de sobremesa, como en juegos para dispositivos móviles, siendo este último mercado el que más dosis de F2P ha recibido, especialmente en el caso de iOS (iPhone/iPad).

En teoría, el Free to Play es bastante bueno, nos permite descargar un juego gratis y disfrutarlo en la medida que lo deseemos, bien sea poco a poco mejorando nuestras habilidades y "poderes" o "mejoras" en el juego (partes de vehículos, armas, armaduras, cualquier cosa) o gastando un poco de dinero para que mejoremos más rápido, en la medida de lo saludable.

Pero la realidad en muchos casos, o me atrevería a decir la mayoría de los casos, es que estos juegos Free to Play no son justos con el usuario que no quiere gastar, incluso muchos títulos te exigen que gastes o superar el juego se hará sencillamente imposible.

Cuando los "juegos gratis" en realidad no lo son

Hay varios casos dignos de alabanzas en el mundo de los juegos Free to Play, donde realmente no es necesario gastar para jugar y disfrutar de la experiencia plena. Temple Run 2 es uno de ellos. Me he visto jugando muchísimas horas (en jornadas cortas, para lo que es perfecto) y no he gastado un sólo centavo, no porque no quiera, sino porque no me he visto en la necesidad de ello en ningún momento. Y mi experiencia de juego ha sido plena, incluso he desbloqueado uno que otro logro con las monedas que acumulo en el juego, sin gastar.

Pero está la otra cara de la moneda, el lado donde te ofrecen un juego muy atractivo pero que, sin hacer microtransacciones, se convierte en un verdadero dolor de cabeza el mejorar en el juego. Uno de esos casos es Real Racing 3, un juego que si bien podemos jugarlo sin gastar un centavo, se hacen muy tediosas algunas situaciones como por ejemplo que, si chocas tu vehículo, debes repararlo, y mientras se repara debes esperar varios minutos, sino quieres esperar debes pagar en dinero del juego, el cual por supuesto cuesta dinero real.

RR 3 free to play juegos gratis

Claro, si ganas las carreras o consigues buenas posiciones, obtendrás premios en dinero de juego, y si quieres mejorar tus vehículos o incluso adquirir nuevos, te tienes que armar de paciencia y ahorrar, por un buen tiempo, mientras ganas carreras, para poder hacerte con los coches que desees, o incluso para poder competir en otras pistas.

Realmente, no es necesario gastar, en ningún momento lo es (al menos no en juegos como Real Racing 3), pero el juego si se te hace mucho más difícil y un mayor reto sino haces alguna compra interna, porque al fin y al cabo este es el negocio de los estudios que lo han creado.

Pero para mi, los peores casos son aquellos juegos que aunque tienen un precio de compra, te dan la posibilidad de realizar micropagos. Dos buenos ejemplos serían los nuevos Call of Duty: Black Ops 2 y Dead Space 3, títulos que tiene un costo de unos 50 euros y aún así, para algunas mejoras te "permiten" realizar pagos internos, que repito, no son obligatorios, pero si que ayudan en muchas cosas.

Por ello yo me pregunto, ¿qué ha pasado con eso de que mejorábamos en un juego gracias a nuestras habilidades solamente?

Existen casos de Free to Play que, aunque muchos me contradirán, me parecen justificados. EA y BioWare hicieron un gran trabajo al implementar esta modalidad en su juego masivo en línea (MMORPG) Star Wars: The Old Republic. El título tuvo un impacto muy leve, y al ofrecerlo como F2P han logrado conseguir 2 millones de suscriptores nuevos.

star wars free to play juegos gratis

Con la modalidad, permiten que los jugadores prueben muchas de las características del juego, lo básico por así decirlo, para que luego decida si quiere o no suscribirse y pagar por ello. Una manera espectacular que permite probar antes de comprar. SWTOR no ha sido el primero, pero si el más reciente ejemplo de algo que me gustaría en un futuro ver implementado en la mayoría de los juegos, especialmente en aquellos que funcionan en línea. También tenemos el popular Team Fortress 2, que te ofrece la posibilidad de comprar algunas mejoras y accesorios para tu personaje, pero realmente puedes jugar todo lo que quieras sin necesitar nada de esto, aunque en mi caso no me pude resistir a comprarle un par de trajes divertidos a mi personaje "Ladrón".

Si se sabe implementar, el Free to Play funciona para atraer jugadores, que estos gasten lo que realmente quieran e incluso permite que los estudios luchen con su peor enemigo: la piratería.