Lo que vemos en las imágenes es el «robot humanoide más avanzado del planeta«. Así definen los investigadores del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Universidad de Zurich a su «criatura», Roboy. Un proyecto de robot de servicio que simulará como nunca antes se había conseguido un robot-niño.

Roboy es el esfuerzo de 15 compañías y más de 40 ingenieros y científicos por construir una máquina que se asemeje lo más posible a los humanos, con una piel y tendones que igualen el modelo humano y consiga un movimiento similar.

Un proyecto que comenzó a gestarse en junio de este año y que concluirá nueve meses después, en marzo, al igual que un ser humano, con el «nacimiento» de Roboy. Ese mes de marzo el robot pasará a cumplir una serie de funciones «de servicio». La idea es que Roboy pueda ejecutar una serie de acciones al servicio de los clientes, entre ellos la de ayudar en tareas domésticas, trabajos de vigilancia y limpieza o incluso en hospitales.

También se habla de la posibilidad de implementarlo como servicio de ayuda a ancianos o discapacitados, un robot de servicio de gran autonomía que pueda convivir con la vejez y el cuidado que requieren muchas personas en edad avanzada.

El robot será presentado el 8 y 9 marzo en Zurich en un proyecto que busca la financiación a través del crowdfunding, pudiendo participar a través de Make Roboy your Friend.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.