Contar con un espacio de trabajo en el que nos sintamos cómodos es un requisito importante para desempeñar nuestras funciones evitando la procrastinación y, por tanto, es un factor que puede contribuir a mejorar nuestra productividad. Dependiendo del entorno laboral en el que nos movamos, no es raro encontrar mesas de trabajo con una o más pantallas usando funciones de escritorio expandido y quizás en no mucho tiempo veamos oficinas en las que usan Microsoft Surface (ahora que su fecha de salida al mercado está próxima). En la Universidad RWTH Aachen de Alemania también han decidido trabajar en un nuevo concepto de espacio de trabajo que aumente el significado de "escritorio expandido" puesto que BendDesk transformará nuestra mesa o nuestro cubículo en una gran pantalla táctil.

benddesk-concept-workstation-computer-desk

El proyecto, que por ahora es un prototipo, se basa en el uso de un par de proyectores que sirven para proyectar la imagen sobre los dos paneles que forman la mesa y el panel frontal, es decir, el usuario verá imágenes proyectadas sobre su mesa de trabajo y sobre un panel que se sitúa en su línea de visión. Tres cámaras y varios sensores de infrarrojos se encargan de monitorizar los movimientos de las manos del usuario para captar qué zonas de la mesa está tocando y responder en consecuencia porque, además, las superficies son multitáctiles y permiten al usuario manejar fotos o vídeos con gestos de la misma forma que manejaríamos una tableta.

¿Y qué utilidad puede tener un sistema así? Aunque no deja de ser un prototipo, el concepto es bastante interesante puesto que podría conectarse un ordenador al sistema y usar la propia mesa (y el típico separador entre mesas o cubículos) como superficie de trabajo e interacción, ganando en superficie de trabajo para proyectar imágenes y eliminando la necesidad de usar un teclado o un ratón para realizar algunas acciones.

Puede parecer que el concepto es algo menos avanzado y ambicioso que Microsoft Surface pero, en muchas ocasiones, los planteamientos simples pueden llevarnos a productos no demasiado elevados en coste y con posibilidades de cuajar en el mercado aunque, en el caso de BendDesk, aún tendrá que pasar algún tiempo hasta madurar el sistema y ver si, realmente, tendría posibilidades como producto comercial (y no se queda en un proyecto de investigación, por cierto, bastante llamativo).

Imágenes: Gadgetose