Klädoteket -- algo así como ropateca -- es una red de tiendas de prendas para mujer y hombre que funciona por medio de suscripciones, préstamos y donaciones. Básicamente por 16 euros se obtiene una membresía por tres meses que te permite alquilar hasta 5 prendas cada 3 semanas, es decir que cada 20 prendas se renueva la membresía. La multa por retraso es de un euro y las prendas se tienen que entregar lavadas.

Actualmente existen tiendas en Umea, Malmo, Estocolmo y Gotenburgo en Suecia.

La motivación del modelo de Klädoteket tiene que ver antes que nada con la sustentabilidad a nivel personal y la necesidad imperante de compartir recursos para poder enfrentar un futuro en el que ya no es sostenible nuestra forma actual de producción y consumo. En vez de comprar ropa que tarde o temprano dejamos de usar y se abandona en el clóset -- y no precisamente porque ya no sirva -- podemos donar la ropa que ya no usamos para generar un recurso que puede ser aprovechado por los demás y nosotros mismos.

La moda también es una motivación detrás de esta cooperativa, el enfásis es en el estilo y no la marca, cuestiona las prácticas más internalizadas de consumo en nuestras sociedades. En las ropatecas también se reparan prendas, además de crear colecciones en base a la ropa disponible en esa temporada.

Las bibliotecas son un modelo de acceso al bien común que a pesar de la digitalización sigue vigente, simplemente porque su enfoque comunitario como pilar para extender el ciclo del conocimiento, funciona. La base de cualquier sistema de producción debería de ser la comunidad, y no solo por cuestión de buena onda, es necesario extender el ciclo de vida de los productos que consumimos.

El concepto de bibliotecas como proveedor de recursos es interpretado de una forma realmente democrática en las ropatecas, operadas utilizando los recursos que generan las suscripciones para mantener su espacio, y los cuales también funcionan gracias a la participación de jóvenes que combinan su tiempo con sus empleos, estudios de arte, diseño de moda y trabajo social para mantener las ropatecas.

El P2P es una tecnología que ha logrado trascender la idea de la producción y distribución centralizada, para dar paso a un modo de producción que se basa en la colaboración y la descentralización. Mientras muchos cuestionan la viabilidad de una sociedad P2P funcional, sin siquiera haberlo intentado, la ropateca, el crowdfunding y los hackerspaces, nos muestran como se ve un futuro comúnalista.

La ropateca podría interpretarse como un índice de prendas, la comunidad como leechers y las donaciones como seeders. Son claras las ventajas económicas, intelectuales, sociales y ambientales de compartir.

La idea de compartir no se inventó en Suecia, pero de nuevo, al igual que lo hizo The Pirate Bay, la juventud sueca da otra pauta para la aplicación del P2P como una tecnología social, en donde una sociedad bitTorrentizada que comparte y colabora puede generar riqueza común: abundancia.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.