Promusicae, la Asociación de Productores de Música de España ha denunciado a Enrique Dans por supuestamente haber cometido un atentado contra el honor del grupo.

El motivo de la denuncia viene del artículo «Siete motivos por los que el caso SGAE es mucho más que la propia SGAE» publicado el pasado 5 de julio de 2011, aparentemente molestos por el punto número seis:

Sexto: porque muchos de los participantes en el turbio entramado de la propiedad intelectual en España actúan de manera completamente inadecuada, vulnerando las leyes de la competencia o las prácticas razonablemente exigibles a toda empresa. Promusicae, por ejemplo, vulnera abiertamente las leyes antimonopolio creando un sistema, RitmoNet, que da lugar a un entorno donde solo las discográficas pertenecientes a la asociación pueden de hecho tener llegada a un canal de promoción tan importante como la radio… y no solo no pasa nada, sino que el gobierno lo sabe, lo ampara y hasta lo financia parcialmente.

Que a su vez enlaza a «Lo que la Ley Sinde esconde» donde explica el funcionamiento de Ritmonet y sus prácticas monopólicas.

El modus operandi es el de siempre: ¿publicas cosas que están a favor de la industria? -- ¿el texto se populariza? Échales una demanda para que se callen.

Un penoso proceso sistemático de censura que lo único que logrará es que las palabras de Enrique y de muchos otros resuenen mucho más fuerte de ahora en adelante.(por medio del ya conocido efecto Streissand).