Los problemas de seguridad de WhatsApp y 3 alternativas

El viernes pasado muchos nos sorprendíamos con la retirada de WhatsApp de la iTunes Store, y uso el verbo sorprender pero lo cierto y verdad es que con el historial que llevaba la aplicación en cuanto a vulneraciones de seguridad y la política estricta que tiene Apple en torno a su tienda de aplicaciones bien pensado lo raro es que no hubiese sucedido antes.

Los motivos siguen siendo inciertos, lo más probable es que nunca lleguemos a saberlos del todo. Y es que una de las cosas más inquietantes en torno a la plataforma ha sido siempre el exceso de secretismo, apenas sabemos un poco sobre los tres fundadores (antiguos trabajadores de Yahoo), los orígenes de la empresa y que su éxito se debe a haber sabido encontrar un hueco (un hueco estupendo además) en el mercado emergente de los smartphones replicando funciones que ya existían como BlackBerry Messenger y haciéndola completamente multiplataforma. De momento la propia compañía ha hecho oficial la retirada de la tienda de Apple a través de Twitter e informa que ya han mandado una nueva versión que está a la espera de revisión y aprobación.

Ya en mayo conocíamos que la aplicación enviaba todo el tráfico sin cifrar, con el riesgo que esto suponía en redes WiFis abiertas por ejemplo, donde los datos transmitidos pueden ser interceptados fácilmente. Hace unas semanas también se conocía un exploit por el cual cualquiera, haciendo uso además de determinadas webs que facilitaban el proceso, podía cambiar el estado de otro usuario, aunque fue cerrado posteriormente.

Lo malo en torno a WhatsApp realmente no es la aparición de problemas de seguridad, que son naturales y propios de cualquier sistema y se subsanan lo antes posible por sus responsables, es la flagrante falta de respuesta, que llega a durar meses incluso y el proceso tan opaco y secreto con el que se realiza. Parece que alguna de estas ha sido demasiado para Apple y ha decidido retirar completamente la aplicación hasta que lo solucionen.

Lo normal (sólo lo normal) que ante el caudal de dinero que tienen que estar perdiendo, pues usualmente WhatsApp se colocaba la primera en las listas de pagos de casi todas las tiendas de aplicaciones, es que esté de vuelta en un periodo razonable de tiempo. Mientras tanto se están produciendo algunos sucesos bastante hilarantes, por ejemplo, Whatsmsapp, una aplicaicón que no haca nada remotamente parecido pero que tiene un nombre muy similar está ahora mismo la primera en la lista de aplicaciones de pago de la AppStore, con unos desarrolladores que tienen que estar frotándose las manos ante el aluvión de dólares inesperados y unos usuarios que dejan comentarios del tipo: 'hoyga hamijo porque no me funsiona wasap'.

Los agujeros de seguridad de WhatsApp son de proporciones pianísiticas, aunque eso no haya hecho que casi ninguno de nosotros deje de usarlo, algo que debería plantear una interesante reflexión acerca de la dependencia a ciertos sentidos y sobre hasta qué punto la seguridad muchas veces nos importa un comino mientras el sistema funcione. Sin embargo, y gracias fundamentalmente al éxito de esta primera hay muchas y buenas alternativas ahí fuera que pueden subsanar, al menos temporalmente, la falta de WhatsApp en la App Store. Es importante notar para los que ya la hubiesen adquirido no ha dejado de funcionar, como muchos pensaban, simplemente no se puede comprar en dispositivos Apple.

GroupMe: Se hizo muy popular tras su lanzamiento y para mí fue durante un tiempo una gran promesa hasta que su lentitud, una interfaz terriblemente diseñada y el exceso de funciones que en la mayor parte de los casos no se usan para nada me hicese desistir de usarla. Su gran punto a favor es un cliente de escritorio vía navegador, que ya la tienen instalada un buen número de usuario y la posiblidad de enviar tanto geolocalización como imágenes de manera sencilla. Gratuita.

ChatOn: Mi segunda favorita, se cuela en esta lista por los pelos y es que hace sólo unos días que ha lanzado su aplicación para iOS, con lo que se ha convertido en multiplataforma (también está para Android) y en una alternativa muy interesante. Se trata del servicio de mensajería propio de Samsung, permite enviar notas de voz, de vídeo, fotos, geolocalización, contactos e incluso pequeños dibujos que podemos trazar en la pantalla. Tiene una interfaz muy limpia, cuidada y personalizable, además de cliente de escritorio, cuando se expandan a más plataformas, no deberían tardar para Blackberry, será una interesante opción a tener en cuenta. Gratuita.

Kik Messenger: Es una veterana y que también es bastante popular en algunos países aparte de WhatsApp, es rápida, sencilla, compacta y permite chats grupales. Permite saber si la otra persona leyó el mensaje, si está escribiendo y está para iOS, Windows Phone, Android, Symbian y Blackberry, con lo que podremos comunicarnos con prácticamente cualquier usuario de smartphone, hace poco renovaron la interfaz y mejoraron completamente el funcionanimiento. También muy recomendable. Gratuita.

Y como nota final observar que la mayoría de estas apps le dan mil vueltas en algunos aspectos a WhatsApp, como en tener un cliente de escritorio, muchas veces la importancia de ser el primero y el más extendido puede más que las más poderosas de las funcionalidades.

Para aquellos en necesidad de probar servicios similares, tenemos una lista de alternativas a WhatsApp actualizada.

Recomendados