Si hay un trabajo que siempre me pareció fascinante ese es el de los paleontólogos que trabajan en excavaciones en busca de los vestigios de los dinosaurios que dominaron la Tierra durante 160 millones de años y que, gracias a su trabajo, podemos conocer más detalles de estos vertebrados que vivieron en el Mesozoico. En Sudáfrica, concretamente en el Golden Gate Highlands National Park, una expedición ha encontrado el que sería el nido de dinosaurio más antiguo jamás encontrado por el hombre que, además, contiene 34 huevos fosilizados.

Según parece, este nido encontrado en Sudáfrica tendría 100 millones de años de antigüedad más que el nido que ostentaba ese título hasta la fecha (sitúan el nido en una antigüedad de 190 millones de años). El hallazgo es fascinante puesto que han encontrado 10 nidos que contienen hasta 34 huevos fosilizados de unos 6-7 centímetros. Los restos pertenecen a la especie Massospondylus, un dinosaurio de cuello largo (o dicho de una forma más correcta, dinosaurio prosaurópodo masospondílido) que vivió a principios del Jurásico en África.

A pesar de que hemos encontrado muchos fósiles de dinosaurio, manejamos poca información relativa a la biología reproductiva de los dinosaurios, especialmente en los de las primeras épocas

Gracias a este hallazgo, encontrados en un tramo de 25 metros de roca, los paleontólogos han podido comprobar que el Massospondylus era un dinosaurio que regresaba a sus nidos de manera regular, es decir, volvía a un lugar determinado para poner sus huevos y, además, teniendo en cuenta que se han encontrado hasta 10 nidos juntos, esta actividad se desarrollaba en colonias. Además de encontrar los huevos, los paleontólogos han encontrado esqueletos de dinosaurios que se encontraban en un estadio embrionario, un hallazgo que ha dado pie a un artículo en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Es de suponer que tras rocas de este parque nacional puedan esconderse más hallazgos como los encontrados, sin embargo, hasta que la propia erosión de las rocas no lo permita van a tener que seguir estando ocultos a los ojos del hombre. Aún así, encontrar los nidos juntos ofrece un nuevo enfoque a los científicos y arroja algo de luz a la forma de vida de esta especie.

Este hallazgo de 190 millones de años de antigüedad nos ofrece la primera visión detallada de la reproducción de los primeros dinosaurios y sus estrategias de anidación, algo que solamente conocíamos en especies mucho más tardías

Imagen: BBC