A poco más de una semana para que Bradley Mannig tenga por fin una audiencia con la defenderse de la acusación de fuga de cables a WikiLeaks, la defensa muestra sus cartas y la exposición que llevará cabo. Hasta 49 personas se han llamado para testificar en la audiencia militar. De entre los mismos, dos nombres sobresalen del resto, Barack Obama y Hillary Clinton.

Y es que tras 17 meses confinado y torturado sin juicio ni acusación formal, casi 600 días después, el 16 de diciembre será el momento en el que su defensa mostrará ante una audiencia militar la exposición de los hechos desde el prisma de Manning.

Para ello y desde hace unas horas ha visto la luz parte de la defensa que se llevará a cabo. David Coombs, el abogado de Manning, tiene la intención de demostrar en la audiencia que mucho antes de su detención en mayo del 2010, el soldado mostró innumerables muestras de fragilidad emocional y mental, evidencias que fueron ignoradas sistemáticamente por sus superiores.

Coombs ha presentado una lista de 48 personas a las que quiere llamar a declarar en la defensa de Manning, al cual se le acusa de 38 cargos relacionados con la transferencia de cables del estado confidenciales a WikiLeaks, cargos que conllevaría a una probable sentencia máxima de cadena perpetua bajo custodia militar.

En esos 48 individuos que se llaman a declarar se incluyen oficiales militares, expertos en informática, psicólogos, agentes del FBI y dos nombres sobre todos ellos, el presidente Obama y la secretaria de Estado Hillary Clinton.

Como decía al comienzo, el documento del abogado mostrará el cuadro de una persona solitaria trabajando como analista de inteligencia en Irak. Se mostrará la evaluación que realizó un psiquiatra poco antes de que fuera detenido que testificará alegando que en sus conclusiones había indicado que se trataba de una persona que era «un riesgo para sí misma y para los demás a la que debería estarle prohibido portar un arma«.

Otro testigo también será un psicólogo que había visto a Manning cinco meses antes de su arresto descubriendo en el joven una «considerable cantidad de estrés e hipersensibilidad a la crítica«, por lo cual había comunicado que fuera retirado de las funciones en la noche y que tuviera actividades de baja intensidad.

Junto a esta base de la defensa, la de descubrir a un chico que se mostraba aislado en el mundo (militar) en el que se encontraba, la defensa argumentara el proceso que ha tenido que pasar el ex-soldado por su homosexualidad en el ejército, a menudo criticada por sus compañeros y la posterior tortura en su aislamiento una vez detenido.

En cuanto a la llamada a testificar a Obama y Clinton, Coombs los incluye con el fin de plantear la influencia indebida que ha ejercido el presidente y Clinton en la tramitación del caso, realizando locuciones en su contra sin juicio ni acusación en firme.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.