La evolución de las cámaras de los móviles ha permitido que con el tiempo se conviertan en una cámara más para el uso semi/profesional. Fuera del lugar de trabajo de un fotógrafo o realizador, su manejabilidad y tamaño la hacen ideal para cualquier viaje o momento de día. No hay más que ver el éxito entre los usuarios con la propia cámara del iPhone como nos comentaba hace unos días mi compañero Pepe.

Precisamente por esta razón, por la calidad que se encuentra en muchas de estas pequeñas obras, desde Nokia organizan el concurso The Nokia Shorts en conjunto con Vimeo, un certamen que premia la calidad de los cortos enviados con un único (y evidente) requisito, la filmación a través del modelo N8 de la compañía. El ganador recibía este año un premio en metálico de 10.000 dólares y la posibilidad de debutar con el mismo en el Festival Internacional de Edimburgo 2011. Para la inscripción se pedía un primer envío de dos minutos de duración acompañado de una pequeña descripción del corto. Los ocho mejores trabajos se seleccionarían con una donación de cinco mil dólares a los realizadores para que pudieran llevar a cabo una versión completa.

Bajo el título de Splitscreen: A Love Story, el realizador J.W. Griffiths se llevó el galardón. Una pieza fantástica construida en su totalidad con un Nokia N8. Aún así, os cuelgo a la ganadora y otras tres piezas seleccionadas, todas geniales y muy diferentes entre sí y con las que nos podemos hacer una idea de las maravillas que se pueden hacer hoy con un móvil, eso sí, en este caso, con la ayuda inestimable de esos cinco mil dólares.

Splitscreen: A Love Story

Daniel

The Rider

The Adventures of a Cardboard Box

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.