Un nuevo estudio sobre tecnología revela que una cuarta parta del total estadounidense conectado a la red ha hecho llamadas telefónicas por Internet. La firma responsable ha sido Pew Internet, que a través del gráfico junto a estas líneas atestigua la proliferación del VoIP como una de las principales vías de comunicación para quienes ya pagan mensualmente su cuota de banda ancha.

Es lógico, las abusivas tarifas móviles han desterrado los servicios de mensajería y llamadas de nuestros smartphones, que más que teléfonos inteligentes deberían referirse como terminales inteligentes. Las tarifas planas 3G nos han cambiado la vida y con ello, la forma de comunicarnos. A día de hoy las bandejas de mensajes cortos languidecen entre putrefactas aglomeraciones de spam y las llamadas son última alternativa. Cuando un amigo nos telefonea, apostad a que algo anda mal.

Las conversaciones telemáticas por puro placer, esas charlas en las que ponemos al día a nuestro estimado interlocutor, han quedado efectivamente para Skype y servicios similares. Un servidor mismo ha sido reprochado por contactar teléfonicamente a un colega que, atónito, no se explicaba por qué había decidido gastar mi dinero en una llamada telefónica para simplemente saber qué tal le iban las cosas.

¿Nos va a extrañar entonces que las llamadas por Internet proliferen de esta manera? Sin ser un analista, no me equivocaré mucho al vaticinar que ese porcentaje no va a hacer otra cosa que crecer, atosigando a unas operadoras que terminen prescindiendo de tarifas teléfonicas en pos únicamente de conexiones móviles. Las llamadas gratuitas a teléfonos fijos nacionales llevan varios años siendo uno de los reclamos con que éstas asocian Internet a su modelo tradicional de negocio. No se han dado cuenta aún de que el internauta prefiere mil veces conversar por VoIP al tiempo que consulta Twitter, por ejemplo.

Pero volviendo al estudio, ese 24% representa un 19% de la población estadounidense adulta. En un día cualquiera, un 5% del total de usuarios de Internet recurren a ésta para realizar sus llamadas telefónicas, porcentaje que según las estadísticas ha crecido muy considerablemente a unos años vista. Así, en 2000 hablábamos de un 1% y en 2007 de apenas un 2%.

Demográficamente describimos usuarios entre 18 y 29 años, de indistinto sexo, considerables ingresos, urbanitas y de un nivel educativo medio/alto.

A tenor del 8% que hace cuatro años habría ocupado este titular, no cabe duda de que Microsoft ha hecho bien al comprar Skype. Eso suponemos al menos, que los mercados ya han demostrado sobradamente sus caprichosos designios.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.