Ahora que **Skype** ha sido absorbido por el Lado Oscuro --léase, [adquirido en una millonada por **Microsoft**](http://alt1040.com/2011/05/microsoft-compra-skype)-- la pregunta obligada es saber qué pasará con sus competidores. Aún antes de que fuera adquirida, Skype ya era uno de los actores que dominaba el mercado de las videollamadas. Uno de las alternativas desde hace tiempo es **Fring**, quien [ha recibido una inyección económica](http://info.fring.com/newsroom/news/c-round-funding.html) cercana a los 10 millones de dólares.

Los números de desempeño de Fring no son menores. Al mes, está ganando cerca de **un millón de activaciones**, con una penetración en Estados Unidos de más de 40%. En total, se realizan 10 millones de minutos de videollamadas por mes y supera los 100 millones de minutos por voz en el mismo lapso. Fring sobrevive, como tantas otras *start-ups*, gracias a la venta de espacios publicitarios, así como el servicio FringOut, que permite hacer llamadas internacionales a bajo costo.

Se espera que esta inversión sea empleada para [expandir el portafolio de productos](http://techcrunch.com/2011/05/24/investors-bet-another-10-million-on-frings-ability-to-rival-skype-microsoft/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+Techcrunch+%28TechCrunch%29&utm_content=Google+Reader) de la compañía. Tambien se pretende que el servicio esté disponible para otras plataformas y así alcanzar otros nichos de mercado. Es lógico que la compra de Microsoft a Skype afectará mucho a las empresas pequeñas que compiten en el mismo ramo, pero también es cierto que es un excelente momento para que se desarrollen alternativas para los usuarios disidentes.

Yo he tenido la oportunidad de probarlo desde hace tiempo y **es una buena opción aparte de Skype**, amén de que permite conjuntar diferentes servicios de mensajería instantánea. Además, ante la duda de si Skype se mantendrá en distintas plataformas, Fring debe aguantar agazapado para ganar terreno. Los inversionistas confían en que el crecimiento de Fring no cesará, sino que por el contrario, su penetración en el mercado continuará aumentando. Sólo el tiempo lo dirá.