Tras incautar el ejército estadounidense diverso material de la guarida en la que [Osama Bin Laden fue asesinado](http://alt1040.com/2011/05/estados-unidos-mata-a-osama-bin-laden-en-una-operacion-en-pakistan), casi a diario vamos conociendo nuevos detalles sobre cómo operaba el terrorista más buscado de todos los tiempos. El último nos llega [desde la agencia Associated Press](http://www.msnbc.msn.com/id/43011358/ns/technology_and_science-tech_and_gadgets/t/how-bin-laden-emailed-without-being-detected/) (AP), quienes han desvelado que Bin Laden se comunicaba con sus secuaces habitualmente mediante correos electrónicos y **cómo lo consiguió hacer sin ser detectado por la poderosa maquinaria de espionaje norteamericana**.

“*Mediante proxys*” estarán pensando algunos y otros creerán que lo hacía desde cibercafés, pero no. Aunque estos últimos aparecen en el proceso, el mismo es **más rudimentario a la par que efectivo** y también conocido: el terrorista escribía los mensajes desde su ordenador, sin conexión a Internet, los cuales pasaba para una memoria *flash*. Posteriormente un mensajero de máxima confianza cogía la memoria, se iba con ella hasta algún sitio lejos de la guarida donde hubiera ordenador con Internet, los mandaba y pasaba para el USB los nuevos mensajes recibidos que posteriormente **Bin Laden** leía en el refugio.

Aunque el método es engorroso está claro también que funcionaba. Los pasos seguidos dificultaban mucho dar con la localización del terrorista por la vía de los *emails* y según AP, que cita a funcionarios de EE.UU relacionados con la investigación, en las 100 memorias *flash* incautadas hay una gran cantidad de *emails* que los investigadores están estudiando a conciencia, de lo que se dude que el que fuera enemigo número uno de Estados Unidos usó este sistema durante años.

Finalmente pero no menos importante, la agencia de noticias afirma que “*la larga lista de direcciones electrónicas y números de teléfono encontrados en los correos electrónicos*” podría desatar una oleada de citaciones a los proveedores de servicios de Internet (ISPs) emitidas por el Departamento de Justicia que **permitiría al FBI demandar con rapidez cualquier información a los ISP u otras empresas de telecomunicaciones sin que un juez emita citación formal**.

Y **esto último es lo que a mi me parece más destacable por preocupante**. Todos estaremos de acuerdo en que hay que combatir el terrorismo, ¿pero a qué precio? Dejando de lado que no me parece correcto asesinar a quien sea --mucho menos invadiendo un país por el medio--, desde que EE.UU fue golpeado por el brutal y deplorable atentando contra las torres gemelas, el estado pasó a convertirse en uno semipolicial donde con la disculpa de la defensa nacional se ha ido mermando el peso de la justicia y los derechos fundamentales. Creía que con Obama veríamos algún cambio en esta tónica, pero si lo que especula AP es cierto, desgraciadamente me equivoqué.