Marvel conoce bien sus fórmulas de éxito. Desde los inicios de la editorial, sus historias se han distinguido por tocar varias temáticas sociales y políticas que están en boga. En su momento, los Fantastic Four reflejaron la carrera espacial; Hulk, los peligros de la energía atómica; o X-Men, la discriminación entre jóvenes. Mucho más actuales son los ejemplos de Civil War, un retrato del temor tras el 9/11, la guerra contra el terrorismo y el corporativismo bélico; o Secret Invasion, sobre la desconfianza en las instituciones o los males necesarios de la guerra --como los Thunderbolts, villanos devenidos en héroes--. Ahora, con la llegada de Fear Itself a los puestos de revistas, Marvel se prepara para tocar otros temas sensibles a través de las páginas del cómic.

Tal como adelantábamos, Black Panther sufrirá un cambio de traje mayúsculo, adoptando una indumentaria similar a la del Capitán América. De acuerdo con David Liss, autor de la trama; y Bill Rosemann, editor del título, American Panther tocará algunos temas sobre la inmigración y la tensión racial en Estados Unidos, sobre todo dentro de Hell's Kitchen. Para los que no estén informados, Black Panther ha tomado bajo custodia el barrio que solía proteger Daredevil, tras los sucesos acontecidos en Shadowland.

Liss reveló que el cómic examinará este microcosmos de la inmigración, y que se enfocarán en la tensión entre los nacidos en Estados Unidos y la gente que llega de otros países. Aunque no ha querido revelar el impacto que tendrá la aparición de American Panther, si ha dejado en claro que quieren explorar esta faceta emocional. Desde que Liss tomó el título de Black Panther: Man Without Fear, él y el dibujante Francesco Francavilla han retratado a Hell's Kitchen como una burbuja que refleje la diversidad étnica de Nueva York.

"¿Exploraremos las ideas de identidad nacional, conflicto racial, asimilación e inmigración ilegal en esta historia?", pregunta Rosemann. "Siguiendo con la tradición de Marvel de sostenerle un espejo a la sociedad, pueden apostar que sí", afirma el editor. Por lo pronto, habrá que seguir de cerca a American Panther, pues promete ser un título controvertido; aunque habrá que ver si, como en veces anteriores, la editorial se atreve a meter una crítica subtextual en las viñetas, o si se queda sólo como un esfuerzo publicitario para impulsar las ventas.