Amanda Hocking es una escritora de 26 años. Es considerada como la autora independiente con más ventas en la tienda de Kindle. Es decir, Amanda comercializa sola sus libros, sin necesidad de un sello editorial ni nada por el estilo. Ella vende sus libros en tres dólares, aunque ofrece algunos títulos hasta por 99 centavos. De esa cantidad, se queda con 70% de ganancia. Suena como una nimiedad, pero hay que considerar que Hocking vende hasta 100 mil copias cada mes.

La distribución digital ha venido a revolucionar a la industria editorial. Gran parte de este éxito hay que adjudicárselo al Kindle, el dispositivo que detonó el mercado. Su tienda de libros digitales ha abierto las puertas a un sinnúmero de nuevos talentos que aprovechan este nuevo modelo de negocio. El caso de Hocking es significativo porque ella no estaba atada a ninguna editorial antes de publicar su ópera prima. Amanda sólo escribía historias en su blog antes de dar el salto. Al igual que la autora, 19 de los 25 escritores independientes con más ventas en la tienda de Kindle no tenían un contrato previo con un sello editorial.

Al publicar directamente en formato digital, los autores se saltan varios obstáculos que, en el caso tradicional, inhiben y condicionan la oferta editorial. Un e-book tiene un costo de producción prácticamente nulo, ya que no hay por qué preocuparse acerca de las impresiones, el espacio en anaqueles, el inventario, la distribución, etcétera. Sin ese impedimento económico, publicar se hace mucho más sencillo, lo cual democratiza la oferta, eliminando la necesidad de algún mecenas, benefactor o padrino para sacar el libro.

Por supuesto, los sellos editoriales siempre darán un valor simbólico que ayuda al prestigio de un escritor nuevo. Sin embargo, ya no es indispensable contar con la venia de una casa editorial para salir adelante. De cierto modo, Kindle elimina al intermediario, reduciendo la brecha entre los autores y los lectores. Esta muerte del publisher tiene sus pros y contras; sin embargo, este modelo se erige como una alternativa viable en una industria que, históricamente, se había mostrado reticente a la migración digital. El cambio es evidente: como demuestra Amanda, la oportunidad se abre para forjarse un camino por la vía propia. Anótenle otro punto al e-book.

Participa en la conversación

18 Comentarios

Deja tu comentario

  1. Dejan que uno o dos se forren (veis como se puede hacer) y cerrarán la puerta a los demás (o pasas por mi aro o no te comes un colín). En fin, lo de siempre.

  2. Exactamente el trabajo de un editor es de darle cohesion a lo escrito, ya que un escritor, por muy experimentado que sea puede escribir de mas o de menos, de manera que la historia pierde fuerza o las situaciones no sean muy claras. Es algo asi como las escenas borradas de muchas peliculas. Puede que esten bien logradas, pero en el conjunto, le modifican demasiado el paso a la pelicula, por lo que es mejor dejarlas fuera.

    Ademas, el editor s encarga de pulir la ortografía, vicios de dicción y elementos muy repetitivos o aun errores de manejo de personajes por parte del escritor. No quiere decir que no hayan tampoco malos editores, pero en literatura, el trabajo de edición permite sacarle el máximo provecho al escrito. Obvio que para los que trabajan es eso, su función tambien es vender libros, por lo que el otro colador, es lo que creen que se va a vender. Un ensayo muy bueno sobre el trabajo del editor, y la razón por la cual rechaza o aprueba libros, se muestra en «How to write Science Fiction & Fantasy» de Orson Scott Card.

  3. Vamos aver señor Danirock soñador de utopias imposibles

    Las editoriales no ofrecen más que basura,por que lo digas tu vamos, la demgogia que uno tiene que leer

    Yo con las editoriales que hay en españa no tengo queja alguna hay muchas y buenas y sacan libros de buena calidad que es lo importante y la calidad solo tela pude garantizar una editoria,no una pagina web en la cual cualquier mindundi te quiere cobrar por su libro sin garantia de que no sea una puta mierda. Y dime una cosa sin editoriales quien te va atraducir un libro de autores extranjeros.

    En el tercer parrafo vuelves con la demagogia ,la ibertad, a mi nadie me impide leer lo que quiero

  4. ¡Bravo por Amanda! Estoy de acuerdo con otros comentarios en lo que esto no significa ni de lejos que las editoriales o los libros en papel vayan a desaparecer, pero sí que a partir de ahora lo comercial es lo que los lectores deciden leer, no lo que el intermediario, en este caso una editorial, impone a través de campañas de marketing. Del mismo modo el precio es lo que el autor decide ganar y el lector pagar y no lo que hace falta para mantener un sistema obsoleto de distribución.

  5. Creo que es bueno si hay un equilibrio y las editoriales evolucionan a esos modelos. Si se llegará a disparar los independientes publicando, la verdad si creo que es negativo por la pérdida de rigor en lo que se escribe. Me parece que una evolución sana que marcaría diferencia es la mezcla de editoriales trasladándose al modelo de ebooks con fuerza, editores con reconocimiento en conjunto con independientes y los independientes creciendo hacia ser editoriales de reconocimiento.

    (la estrellitas de los usuarios muchas veces son grandes decepciones)

  6. Las editoriales, al final no van a desparecer y SI, son necesarias, la verdad que al final hay un mercado de libros-relatos-revistas, que todo mundo puede leer y que puede ser fácilmente comercializable, sin embargo hay otros como los de medicina, ingeniería, etc, que necesitan un grupo interdisciplinario más grande (escritores, dibujantes, fotógrafos, etc) para poder tener un producto terminado, al final lo que importa es que la cultura y la información lleguen a un costo menor al usuario final, para que un mayor número de personas puedan tener acceso a esa información.

  7. El caso de esta chica se suma al caso de otros escritores estadounidenses, incluso, no sólo independientes, sino también de escritores que han terminado con sus editoriales y se han lanzado solos al ruedo. La plataforma es la misma: Amazon. Sin embargo, la realidad de los libros en español es muy diferente, no conozco el primer caso de un independientes o de un autor que haya dejado a su editorial por tener la misma experiencia con esta plataforma (de hecho, hay un mejor tratamiento, desde mi perspectiva, a las letras hispanas en B&N que en Amazon, a pesar de que en la primera no se pueda publish yourself si no vives en EEUU). De todas formas, el panorama puede cambiar con la apertura de Amazon España o Amazon en español, así que hay que ver como evoluciona el asunto.

    1. Revista Orsai.

      No es un libro per se, pero sigue el mismo concepto de saltarse editores, publicidad, etc. etc. e ir directamente del productor/imprenta al consumidor final

      1. La revista Orsai tiene editores: Casciari y El Chiri, entre otros. Son ellos quienes seleccionan y componen la revista. Lo contrario sería un sistema que, por medio de votaciones, los lectores escogieran los artículos que quisieran leer en la revista y los gráfico. A ver quién se lee el bodrio resultante de semejante idea.

        Lo que han hecho ellos es saltarse los intermediarios en la distribución, algo que es muuuuy diferente a no tener editores.

        Sin editores, pronto todos estaremos leyendo cosas como Twilight o Cabayo de Troya. Que los disfruten…

        :-)

  8. Vamos a ver, señor Juanma, defensor de las causas perdidas.

    Las editoriales no ofrecen más que basura, así en general, la ineptitud de las editoriales es tremenda y se hace notar en el mercado español de forma especial.

    La libertad de las personas para elegir qué leer nunca será un punto negativo, al contrario, permitirá que cada uno (como ya te han comentado, y tú has hecho caso omiso) pueda basarse en las opiniones del resto para elegir (y no de un inepto sujeto a favoritismos o enchufe).

  9. Vamos a ver, un editor lo que quiere es vender para vender tiene que tener un catalogo de libros con un minimo de calidad y eso se hace haciendo una criba

  10. Los tiempos cambian. Cervantes publicó sus libros por fascículos, era impensable pagar a un escritor durante 4 años por el libro de 700 páginas que estaba en producción. Volveremos a esos tiempo. Como dijo aquel El destino, al parecer, no está carente de cierta ironía

  11. La ley Sinde está para evitar esto (entre otras cosas).

    Sin un editor, yo tendré libertad de elección y podré leer lo que me de la gana de un mercado más amplio.

    Y si necesitas que alguien te diga lo que tienes que leer, mira las votaciones de los lectores. Te aseguro que será un filtro mucho mejor, que el que pueda hacer «pepe» el editor.

  12. Y esto es justo los que los intermediarios están intentando evitar a capa y espada en libros, música, cine y demás contenidos.