Muchos temían que la nueva ministra de cultura brasileña -Ana de Hollanda- detuviera la progresiva agenda de reforma de la ley de derechos de autor en Brasil. No estaban locos.

Al parecer durante la celebración de Campus Party en Sao Paulo, la licencia Creative Commons fue retirada de la página web del Ministerio de Cultura. La nueva licencia: dice: "© 2010 Gobierno Federal Licencia de Uso: El contenido de este sitio, producido por el Ministerio de Cultura, puede ser reproducido siempre que se cite la fuente". Una lástima, su licenciamiento anterior -ahora solo en caché- era mucho mejor.

Ana de Hollanda, la nueva ministra de Cultura, tiene una larga discografía y al igual que González Sinde es una creadora que a lo largo de su carrera se ha visto beneficiada por el régimen actual de propiedad intelectual, lo cual generó preocupación entre expertos legales, académicos y la sociedad en general.

El único país que apuntaba en la dirección correcta para reformar de una forma justa para toda la sociedad y coherente con los retos que la digitilización implica, era Brasil. El Proyecto de Ley de Derecho de Autoral y su agenda de Cultura Digital creada por Gilberto Gil han sido uno de los factores que definitivamente ayudaron a voltear y fijar la mirada en Brasil.

Como mujer me produce mucha pena ajena que estas señoras simbolicen todo lo que considero como legislaciones y actitudes retrógadas. Esperemos que la sociedad brasileña deje claro quienes llevaron a la presidencia a Dilma Rouseff. Las promesas de consolidación democrática via Dilma que Lula prometió, se podrían ver afectadas si la labor de los ex-ministros Gilberto Gil y Juca Ferrari, no es retomada por de Hollanda. La cultura tiene que ser gestionada neutralmente.