Después de que la Ley Sinde fuera rechazada estamos teniendo unos días en los que creo que más que nunca el foco de la atención se está centrando en una batalla entre creadores y piratas. Algo que no me parece lo correcto y me hace pensar que sin duda, alguien quiere que esa sea la conversación. Pero no es lo correcto, ya que manteniendo el debate centrado en esto se está descontextualizando muchas de las otras cosas por las que mucha gente se ha opuesto a esta ley.

Una vez más, lo estamos llevando todo a los extremos, blanco o negro, el todo gratis con la criminalización sistemática de los internautas. No señores, hay grises y gran parte de esos, donde parece que nadie de determinados sectores quiere mirar, es donde realmente están los motivos para oponerse a la Ley Sinde. Alex de la Iglesia comenta hoy en ABC que se necesitan llegar a acuerdos, algo en lo que estoy completamente de acuerdo, pero lo que no me parece nada correcto la demagogia pura y dura que vende el Alejandro Sanz.

Para que haya un acuerdo tiene que haber un debate y este tiene que estar bajo una premisa: las copias seguirán existiendo por mucha ley que haya. Puede que no sea en Internet, o en el topmanta o que vengan de otros países, pero lo que hay que tener claro es que hay determinadas cosas que no se podrán erradicar. Dicho esto, pongamos los términos del debate donde deben estar: no se trata únicamente de proteger a los creadores, además de eso hay que hacerlo con las suficientes garantías para que esta ley no se convierta en un arma de doble filo para el resto de ciudadanos. Las cosas hay que hacerlas bien y no con prisas, nocturnidad y alevosía.

Y otra premisa que debe quedar clara es que, cualquier persona, sea creador o no, tiene el derecho de querer proteger sus ideas, su trabajo y lo que le da de comer. Pero si lo haces, da los datos de la forma correcta, que la situación no es tan negativa como algunos creadores quieren hacer ver. Me parece bien que los creadores se quejen como lo están haciendo hoy en El País (por cierto, de una forma bastante sesgada), pero creo que muchos de estos creen que se están defendiendo a sí mismos, cuando realmente lo que están haciendo es intentar defender a las industrias, controladas por cuatro o cinco grandes empresas. Esas mismas que en determinado momento pueden llegar a cortarle las alas a cualquiera de los creadores si se le antoja.

Porque hoy Alejandro Sanz suelta espuma por la boca cargando contra los piratas, esos que está haciendo perder muchos puestos de trabajo a mucha gente, algo que puede ser cierto. Pero me parece que se queda muy en la superficie del problema --su problema-- y no ve que Internet es el lugar para muchos creadores a los que la industria no le da el juego suficiente por la razón que sea. Esa libertad, hace que mucha gente pueda conocer cualquier grupo de cualquier parte del mundo, la misma libertad que hace que Internet se convierta en un altavoz para cualquier persona y que incluso puede ser el lugar donde Alejandro Sanz siga haciendo música si es que algún día la industria decide dejar de distribuirle discos por todo el planeta.

Esta señores, es mi opinión, la de un ciudadano (y no digo internauta porque últimamente se usa muy mal dicha palabra) al que le parece genial que usted, como creador, cobre y viva de su trabajo, siempre y cuando eso no signifique a mí me pueda perjudicar de cualquier modo, y no lo digo por no poder descargar sus películas o canciones, porque estaría tremendamente dispuesto a hacerlo si el precio y servicio fueran competitivos. Háganse un favor y empleen la gran cantidad de fuerza que están usando en cargar contra todo el mundo en presionar a los jefazos de la industria para que sean creativos y ofrezcan un valor añadido al ciudadano, así como a los políticos para una reforma de la ley de Propiedad Intelectual. Verán como si lo hacen, seguirán existiendo las copias, pero no todo será tan malo como parece que lo es ahora y todos podemos vivir en armonía sin pisarnos los unos a los otros.

Imagen: Antonio Castro

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.