Organiza tus feeds con eficacia

Los feeds forman una parte esencial de mi vida diaria, gracias a ellos me informo, me mantengo en contacto con gente que sigo y puedo estar al tanto de multitud de blogs que por algún motivo o por otro me interesa seguir pero que de otra manera me llevaría horas irlos visitando uno por uno. Ante esto, surge un problema, ahora mismo mi Google Reader marca que estoy suscrito a 224 feeds en Google Reader, para algunos serán demasiados y para otros muy pocos, pero tanto en un caso como en otro hace falta una cosa: hace falta organizarlos.

Acerca del tema de organizar y estructurar los feeds de una manera determinada se ha escrito mucho y muy bueno, una de las tendencias más extendidas es la de reducir sustancialmente el número de suscripciones, de esta manera al haber menos feeds por leer se alcanzan niveles de productividad más altos y nos ayudamos a enfocarnos mejor en lo que verdaderamente importa. Yo sin embargo no estoy muy de acuerdo con esto último, no por otra cosa sino porque siempre hay blogs a los que aunque no quiero leer diariamente porque tienen mucha ‘paja’ entre medias, de vez en cuando si me apetece darles un vistazo e irlos siguiendo esporádicamente.

Por eso, en los 5 puntos siguientes voy a describir el método que sigo yo para mantener un número considerable de suscripciones y al mismo tiempo alcanzar para leerlas no todas, sino las verdaderamente importantes según el momento y la ocasión. Antes que nada, aclarar que para estos puntos es imprescindible usar Google Reader, para mí no hay otro lector de feeds que se le compare, salvo tal vez Reeder para Mac OS X y que en el fondo es lo mismo pues se basa en el primero para funcionar:

  • En las multicarpetas está la clave: Para mí, la magia de Google Reader radica no sólo en lo sencillo de su interfaz y de su manejo, sino en que un feed puede leerse desde varias carpetas distintas. Esta funcionalidad, aparentemente trivial, es la clave para dividir los feeds según contenido e importancia. Por ejemplo, yo tengo una carpeta llamada ‘Must Read’, dentro de las cual están los feeds que diariamente sí o sí quiero leer. Aparte también los divido por categorías (Tecnología, Apple, Linux, Cocina…) pero teniendo en cuenta que algunos de los feeds de esas categorías están repetidos, por así decirlo, en la carpeta de 'Must Read'. De esta manera, los días que estoy muy ocupado miro esa carpeta y me olvido del resto, que puedo marcar como leídas o dejarlas esperando para otra ocasión en la que esté más libre de tiempo.

  • Marcar todos como leídos es para valientes: Una de las cosas de las que a mí personalmente más me ha costado acostumbrarme es a apretar el botón Marcar todos como leído. Y la verdad es que es gracioso como siempre nos mostramos reticentes a admitir que algunas veces hay feeds que simplemente no nos da tiempo a leer ¿Qué información creemos que vamos a pasar por alto? ¿El secreto mejor guardado del mundo? Seamos sinceros, si entre esos feeds hay alguna noticia verdaderamente importante e imprescindible al final nos acabaremos enterando por otro medios, ya sea Twitter, Facebook, de boca de algún amigo, o incluso por la prensa tradicional.

  • Escogiendo lo importante: Todo esto dicho así, sobre el papel, es muy bonito pero ¿cómo seleccionar lo importante y desechar lo superfluo? Bueno, pues yo en concreto sigo una serie de pautas: por ejemplo, añado a 'Must Read' blogs que publican más esporádicamente y cuyos posts normalmente son pequeñas joyas, como por ejemplo ThinkWasabi o Kurioso, ya que si no correría el riesgo de marcarlos como leídos accidentalmente, aparte de que no suelen engordar mucho el número de feeds con post inútiles, más bien lo contrario. No faltan tampoco ni Bitelia, ni AppleWeblog, ni Gizmóvil, que no sólo me mantienen al día sino donde además encuentro muchísimos posts interesantes. También sigo blogs que aglutinan muchas noticias relevantes, como Mashable o TechCrunch, suelen tratar casi todo y de todo por lo que es difícil que se escape algo importante.

  • Los feeds no sólo se leen por Google Reader: Parece un poco contradictorio si nos fijamos en lo que decía antes, pero como expliqué en aquel post ‘Los lectores de feeds van a morir (y Twitter empuñará el cuchillo)’, no sólo es que los feeds puedan leerse por otros medios, es que o Google espabila e incorpora Twitter y Facebook a Reader o eventualmente estos se acabarán imponiendo sobre este último. En este sentido, las columnas de TweetDeck por ejemplo son muy útiles (podrían equipararse a las carpetas). También, si lo pensamos, esa carpeta de ‘Must Read’ que mencionaba puede convertirse en una columna de TweetDeck y así despejamos aún más el lector de feeds, acudiendo únicamente al cliente de Twitter los días que andemos más liados y dejando Reader para el resto.

  • Cuando la cosa se descontrola: También puede ocurrir que aún siguiendo estos consejos, tarde o temprano el número de feeds sin leer se dispare (suele ser algo común a la vuelta de las vacaciones, por ejemplo) y poco a poco nuestro lector de feeds se convierta en un caos. En ese caso o bien podemos seguir lo que os proponía antes de darle a marcar todos como leídos y olvidarnos del asunto o bien podemos usar otras funcionalidades de Reader como marcar como leídos sólo aquellos elementos que sean más antiguos tengan más de un día de antigüedad o más de una semana de antigüedad. De nuevo insisto, no hay que tener miedo a marcar feeds como leídos, simplemente intentar tenerlo todo más organizado en el futuro para que no vuelva a ocurrir.

Así es como yo, sin necesidad de eliminar feeds ni de prescindir de ningún blog que simplemente me apetezca seguir es cómo me organizo para tener siempre mi Google Reader bastante despejado y siempre apunto para informarme y encontrar lo que verdaderamente me interesa con el menor esfuerzo posible ¿Cómo lo hacéis vosotros?

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies