Hace ya unos cuantos meses el Gobierno de España nos coló con premeditación y alevosía la disposición final primera (conocida popularmente como Ley Sinde) en el marco de la Ley de Economía Sostenible, un despropósito legislativo que se pasa por el arco del triunfo derechos fundamentales, permite el cierre de webs de forma administrativa y también generó un profundo rechazo entre los ciudadanos. Pero a pesar de eso último el Ejecutivo no reculó e ignorando por completo a quienes les debe pleitesía dio luz verde a la Ley Sinde.

Esa ha sido la tónica general desde que arrancó el conflicto entre ciudadanos y el poder político por la Ley Sinde en la cual el Gobierno se acaba de reafirmar --y endurecer-- ya que según hemos podido saber la Ley de Economía Sostenible va a ser aprobada de manera exprés, sin dar prácticamente tiempo alguno a los grupos parlamentarios para debatir las diferentes enmiendas propuestas a la disposición final primera y a la LES.

Concretamente todo parece apuntar a que el Gobierno pretende que todas las enmiendas presentadas por los grupos a la LES sean debatidas en una única sesión de la Comisión de Economía y de ahí la ley saltaría directamente al Senado sin pasar por el Pleno. ¿Fechas? Pues se habla de que el Gobierno pretende que el proyecto de ley que nos ocupa, con la Ley Sinde en sus entrañas, sea aprobado por el Parlamento antes del 31 de diciembre.

Y así de tristes están las cosas amigos míos. Primero el Ejecutivo nos dice que sí, que se escuchará y tendrán en cuenta a todas las partes, pero finalmente aceleran los trámites para saltarse espinosos debates. En resumen, otra vez más se han vuelto a reír en nuestras caras y nos van a meter hasta el fondo, con la connivencia del resto de partidos políticos de este país, una nefasta legislación que en gran medida responde a exigencias de lobbys y países extrajeron.

Image: JRMora