Ayer por la tarde asistía a la presentación oficial en España del LG Optimus One, el primero, junto con el LG Optimus Chic, de los terminales con Android que lanza la compañía surcoreana. Antes que nada, que nadie me malentienda, no es un mal teléfono, es un smartphone en el sentido más rotundo de la palabra, un buen teléfono pero con unas prestaciones inferiores y unas características de hardware que no son ni mucho menos punteras. Un movimiento dentro del mercado al que no desde luego no estamos acostumbrados a ver por parte de otras compañías como Apple o HTC donde cada terminal suele venir acompañado prácticamente de una pequeña revolución en muchos sentidos.

¿Y es eso algo malo? Todo lo contrario, como la propia LG apuntaba, es un teléfono pensado para aquellos que quieran adquirir un smartphone pero sin gastar mucho dinero. La combinación mágica está justo en esas dos palabras: 'smartphone+poco dinero'. Tradicionalmente estamos acostumbrados a que un teléfono de alta gama tiene que tener, por definición, un precio elevado, sin embargo prácticamente por primera vez en la historia de la telefonía móvil y gracias a Android a lo que ya estamos asistiendo es a una tendencia justo en el lado contrario, teléfonos con 'técnicamente' las mismas funciones que un iPhone 4 o una HTC Desire Z pero a un precio muchísimo menor.

Vamos a ser claros en esto, los smartphones son el futuro, el futuro en el que internet ya no está sometido a un cable y a un ordenador, un futuro que deja de lado un pasado donde una conexión llevaba asociada un usuario estático y ahora esta sale a la calle, se desplaza a cualquier lugar que tenga un mínimo de cobertura. La democratización de los smartphones es, fuera de los cuatro geeks que llevamos siempre el último teléfono más puntero (o lo intentamos), lo mejor que le puede pasar a la sociedad desde un punto de vista tecnológico en mucho tiempo. En la misma presentación del LG Optimus One también nos comentaban que en estos momentos la cuota de smartphones en España es del 50%, no sé si hace se alguna idea de lo que es eso, pero es muchísimo.

Y de todo esto hay que darle las gracias a ese pequeño (entiéndase la ironía) sistema operativo que hace unos años casi parecía otro experimento más de Google y ahora está llamado a revolucionar el mercado de los teléfonos móviles. ¿Que tiene defectos? Por supuesto, y además bastantes ¿Que le queda un largo camino por recorrer? Si, desde luego, un camino bastante largo además ¿Que, en mi opinión, otros sistemas como iOS le dan mil vueltas? Sí, pero tiempo al tiempo, Android ya no es sólo ese sistema operativo just for geeks, está pasando al pueblo, a esos que nunca entendieron de chipsets, ni de megapíxeles, ni de conectividades, ni de protocolos de red... esos que simplemente dicen 'mi teléfono es grande, táctil, echa fotos y puede conectarse a internet'.

👇 Más en Hipertextual