Si me preguntaran por uno de mis proyectos software libre preferidos de la actualidad sin ninguna duda nombraría a Blender, esa herramienta de modelado, animación y creación de gráficos tridimensionales de altísimo nivel que ha puesto al alcance de cualquier persona - se distribuye completamente gratis bajo licencia GPL - la posibilidad de adentrarse en el apasionante mundo de la animación 3D.

Aunque hoy en día es software libre Blender nació como un desarrollo propietario interno de la empresa de animación NeoGeo capitaneada por Ton Roosendaal, quien afortunadamente no tardó en darse cuenta de lo extremadamente positivo que sería para el sector que otros artistas externos a NeoGeo conocieran y pudieran utilizar el software. Con la idea de fomentar y desarrollar Blender en 1998 montó la empresa Not a Number (o NaN por sus siglas), a la cual le fueron muy bien las cosas hasta el 2001, año en el que los inversores (tras haber conseguido llegar a una plantilla de más de 50 personas y tener más de 250.000 registrados en su web corporativa, pero no obtener buenos resultados económicos) se vieron obligados a parar las actividades de la empresa, momento en el que también quedó congelado el desarrollo de Blender. A pesar del varapalo lo mejor estaba por llegar.

NaN quedó en stand by pero Ton, varios trabajadores más de la compañía, empresas que utilizaban el software y la comunidad que ya tenía a su alrededor, no estaban dispuestos a que Blender muriera así que decidieron que había que hacer algo, y lo hicieron. En marzo de 2002 Roosendaal creó la Fundación Blender cuyo primer objetivo fue conseguir 100.000 euros para que la misma pudiera comprar con ellos los derechos de propiedad intelectual del software que nos ocupa. Para tal fin pusieron en marcha la campaña “Liberen a Blender” y en tan solo 7 semanas alcanzaron el objetivo de recolectar los 100.000 euros. Finalmente la fundación compró los derechos de propiedad intelectual y el domingo 13 de octubre de 2002 Blender fue liberado bajo la Licencia Pública General de GNU (GPL). Desde entonces Blender ha seguido evolucionando gracias a la Fundación Blender formada por cientos de desarralladores altruistas repartidos a lo largo y ancho del planeta y no solamente esto, también tienen otros proyectos en marcha pensados para que nuevos talentos puedan abrirse camino en el complicado mundo de la animación y creación 3D.

Es innegable pues que Blender y la fundación detrás del programa están aportando muchísimo al sector de la animación digital, pero como siempre es mejor un vídeo que mil palabras voy a cerrar este post con tres geniales animaciones completamente libres desarrolladas en Blender las cuales existen gracias al programa y al apoyo de la Fundación Blender y su proyecto Open Movie Project. Que las disfrutéis (si quieres más información del corto que sea pica en el título/encabezado del mismo).

Sintel

Elephants Dream

Big Buck Bunny

Fuentes: Wikipedia - Blender Foundation