Kosuke Tsuneoka será recordado por empujar los límites de la tecnlogía, las plataformas sociales y sobre todo el ingenio para comunicar su estado de salud en Twitter durante su secuestro de cinco meses en Afghanistan.

El periodista japonés logró publicar un par de tweets cuando un soldado de bajo rango le mostró un Nokia N70 que acababa de comprar (avanzado en comparación a lo que se consigue en ese país); debido a que no sabía como usarlo (había escuchado del internet, pero nunca lo había usado) le pidió ayuda a Tsuneoka, quien primero activó el servicio de acceso a datos, configuró el APN del teléfono y tuvo accceso a la red.

El soldado le preguntó «¿cómo puedo usarlo, cómo puedo ver Al Jazeera?» Kosuke Tsuneoka le enseñó a buscarlo en Google y después le dijo: «si vas a hacer algo, deberías estar en Twitter», el soldado nuevamente le pidió que le enseñara cómo se usa y esa fue la oportunidad perfecta para entrar al servicio y publicar los mensajes en donde avisaba que aún estaba vivo, capturado.

Tsuneoka fue liberado al dia siguiente de la publicación de esos dos tweets. El motivo no tiene nada que ver con el acceso a internet, se especula que tiene relación con que el periodista hizo su conversión al Islám. Es la segunda vez que lo secuestran haciendo su trabajo de periodista.

Vía: PC World

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.