Grandes noticias para el Open Source, para WordPress y para la blogosfera mundial en general. Como muchos sabréis hasta ahora, WordPress como marca, como nombre con su correspondiente copyright era propiedad de Automattic, la compañía que fundó Matt Mullenweg. Sin embargo, en su blog ha revelado que a partir de ahora el nombre pertenecerá a la WordPress Foundation una organización sin ánimo de lucro que se dedica a asegurar el buen funcionamiento y el acceso universal a WordPress y a proyectos de software libre asociados al mismo.

Desde su fundación en 2006, Automattic poseía todos los derechos de la marca, con la cesión de los derechos a la WordPress Foundation, en el fondo lo que se hace asegurar la continuidad y la pertuidad del proyecto sin importar quién esté al frente. Junto con Movable Type, es el CMS o Sistema de Gestión de Contenidos, más popular de la blogosfera y en la actualidad lo usan más de 200 millones de personas. Es decir, que una empresa (con ánimo de lucro) como es Automattic ha cedido los derechos de la que seguro su marca más preciada y conocida (WordPress) a una organización sin ánimo de lucro como la WordPress Foundation a fin de que siga siendo lo que todos conocemos para siempre.

Se garantiza la continuidad del proyecto sin importar quién esté al frente, además la fundación promueve la aparición y el uso de proyectos de software libre asociados. Para los que usamos WordPress en el día a día (todo los blogs de Hipertextual lo hacen) es una estupenda noticia. En toda mi experiencia como blogger he pasado por Blogger (valga la curiosa redundancia), una breve experiencia con Drupal y con Movable Type, aunque cada uno de ellos tiene sus ventajas, a WordPress hay que reconocerle la versatilidad de sus plugins, su potencia y una comunidad excelente detrás haciendo que el proyecto mejore día a día. Además, gracias a otros proyectos como WordPress.com cualquiera puede abrir un blog y empezar a volcar sus ideas en el océano blogosférico, todavía recuerdo con mucha nostalgia cuando escribía en mi dominio terminado en 'wordpress.com' ¡Larga vida a los blogs!