Una nueva encuesta realizada a mil empleados en **Reino Unido** reveló algunos datos interesantes: [uno de cada cinco trabajadores explotan contra sus jefes a través de las redes sociales.](http://econsultancy.com/blog/5954-one-in-five-employees-use-social-media-to-criticise-the-boss) El reporte, realizado por la firma MyJobGroup, muestra información muy útil. Por ejemplo, 70% de los encuestados afirman que no están conscientes si su compañía tiene políticas o directrices respecto al uso de las redes sociales, mientras que sólo el 16% afirma tenerlas. Menos mal que [no trabajan para **Reuters**](http://alt1040.com/2010/03/reuters-pone-candados-a-periodistas-en-el-uso-de-twitter-y-wikipedia), que si no…

Oto de los datos importantes es que el **58%** de los empleados dicen que serían más cuidadosos con lo que suben a **Twitter** o **Facebook** si sus jefes tuvieran acceso a sus perfiles (es decir, *vamos a tirar la piedra, pero a esconder la mano*). También un **55%** de los encuestados considera que deberían existir castigos o acciones disciplinarias para los empleados que hablen mal de sus lugares de trabajo o de sus colegas en las redes sociales.

¿Hasta dónde puede llegar el control de una empresa respecto al perfil personal de alguno de sus trabajadores? Hace unos meses, discutía sobre [dónde está la línea entre la ética laboral y las redes sociales](http://alt1040.com/2010/02/etica-laboral-y-redes-sociales-donde-esta-la-linea). Recalco: las compañías tienen todo el derecho de proteger sus intereses sobre revelar información sensible, pero nada más. Un empleado es libre de decir lo que quiera, pero por supuesto, **encarando las consecuencias.** No se puede despotricar contra el jefe y esperar que no pase nada.

El uso de redes sociales en el ámbito laboral es una cuestión de sentido común. La información es pública. Aunque publicar en **Twitter** o **Facebook** puede resultar catártico, por una ilusión de ruptura entre el mundo virtual y el mundo real, la verdad es que no existe tal disociación. Lo que dices en las redes sociales tiene consecuencias, igual o más que lo que dices en una conversación cara a cara. No se necesita un documento de cientos de páginas sobre cómo comportarse en una red social. Sólo hay que obedecer una máxima, y ya: **No digas en Internet lo que no serías capaz de afirmar de frente. Punto.**

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.