La decisión de Elon Musk de retomar la compra de Twitter por el precio original ha dado mucho de que hablar entre los empleados de la compañía. Estos, a través de conversaciones realizadas mediante uno de los canales de Slack que la firma de San Francisco tiene a disposición de su equipo, y a las que ha tenido acceso The Verge, han compartido sus opiniones y preocupaciones sobre el nuevo movimiento del magnate. Debaten, sobre todo, si abandonar o mantener sus puestos de trabajo una vez la compra se complete.

Precisamente, la intención de Elon Musk de volver a adquirir Twitter saltó en un momento en el que muchos de los empleados de la compañía se encontraban en una reunión de estrategia para 2023. Esta, de hecho, y según el citado medio, tenía una duración de horas. La noticia, no obstante, tuvo más relevancia que la propia sesión, y el canal de Slack nombrado #stonks, así como un portal en el que los empleados de la compañía comparten su opinión de forma anónima, lo reflejaba.

"Por muy malo que fuera Jack en su trabajo (¿tal vez por eso?) Twitter tenía una de las mejores culturas/ beneficios de la industria bajo su mando. He aprendido mucho, he conocido a gente impresionante, he disfrutado del viaje, ahora es el momento de salir del parque temático y dejar que el nuevo propietario lo arrase y construya lo que quiera (metafóricamente)", dijo un empleado.

Las dudas sobre si abandonar o no la compañía tras la compra de Elon Musk se reflejó, incluso, en la cafetería de las oficinas de Twitter en Nueva York, donde reprodujeron la canción "Should I Stay or Should I Go", de The Clash, justo después de que la noticia se hiciera oficial, informa Bloomberg. Los empleados también realizaron una encuesta interna en la que podían seleccionar si debían quedarse en Twitter o renunciar a sus puestos de trabajo.

Los empleados de Twitter llevan meses preocupados por la posible compra por parte de Elon Musk

Elon Musk compra Twitter

La preocupación de los empleados en torno a la adquisición de la compra de Twitter por parte de Elon Musk no es algo nuevo. Cuando el magnate quiso adquirir la compañía por primera vez, gran parte del personal temía que el afán del también CEO de Tesla y SpaceX por ofrecer una plataforma donde reinara la libertad de expresión, terminara convirtiendo la red social en un lugar donde prime el acoso y la desinformación.

Parag Agrawal, actual CEO de Twitter, llegó a convocar diferentes reuniones para solventar las dudas de los empleados, así como calmar sus preocupaciones sobre qué pasaría con sus puestos de trabajo, una vez Musk llegara a poseer la compañía. Agrawal dejó claro que "por ahora" no habría despidos. Elon Musk, sin embargo, planteó una reducción en la plantilla de Twitter como una de las formas de rentabilizar la compra de la red social.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario