Elon Musk contempló la posibilidad de realizar un recorte de personal en Twitter como una de las medidas para rentabilizar la compañía tras su compra, según un nuevo reporte procedente de Bloomberg. El magnate, que dejó claro que el objetivo de la adquisición de la totalidad de la plataforma no era la economía, sino hacer de la red social un lugar donde primara la "libertad de expresión", conversó con los banqueros sobre diferentes opciones para "generar rendimientos financieros" y detalló, además, sus planes para monetizar la red social.

Las conversaciones con los banqueros tuvieron lugar días antes de que la junta directiva de Twitter aceptara la propuesta de Elon Musk, quien finalmente ha podido hacerse con la totalidad de la compañía por 44.000 millones de dólares. El también CEO de Tesla y SpaceX, buscaba la forma de financiar la multimillonaria oferta, e hizo hincapié en el despido de personal como una forma de crear "eficiencias" en Twitter, según han confirmado fuentes anónimas a The Washington Post. No hay detalles sobre qué puestos podrían verse afectados.

Elon Musk, por otro lado, propuso algunas ideas para monetizar la plataforma, como pagar a "personas influyentes" por crear contenido. Sugirió, además, la posibilidad de crear servicios de suscripción en la red social "para impulsar los ingresos recurrentes", asegura Bloomberg. Musk también reveló su intención de ahorrarse unos 3 millones de dólares al año prescindiendo del consejo de administración de Twitter, que actualmente está compuesto por 11 miembros.

Más preocupaciones para los empleados de Twitter

La noticia sobre la intención de Elon Musk de recortar en personal para hacer que la compra de Twitter sea rentable podría incrementar las preocupaciones entre los empleados. Estos de hecho se han mostrado preocupados por los posibles futuros cambios a peor que podría realizar el magnate una vez tome las riendas de la compañía. Si bien Parag Agrawal, actual CEO de Twitter, confirmó a sus trabajadores que "por ahora" no habría despidos, está claro que la situación podría cambiar en los próximos meses.

Elon Musk, por su parte, dejó claro en una aparición en TED que su interés en Twitter no tiene nada que ver con la economía. "No es una forma de hacer dinero. Mi fuerte sentido intuitivo es que tener una plataforma pública de máxima confianza y ampliamente inclusiva es extremadamente importante para el futuro de la civilización", detalló en la conferencia. El empresario, de hecho, ha revelado algunos de los cambios que quería hacer en la plataforma. Por el momento, ninguno de ellos tiene que ver con la obtención de ingresos.