Finalmente se confirmó lo que ya era un secreto a voces. La Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA) ha ordenado que Meta, la compañía madre de Facebook, venda Giphy. La novedad fue adelantada por Financial Times el lunes y se oficializó este martes a través de un comunicado oficial de la entidad.

Los reguladores británicos consideran que la compra de Giphy por parte de Facebook atenta contra la competencia en el mundo de las redes sociales; pero también aseguran que ha quitado del mercado a un potencial competidor en el segmento de la publicidad gráfica en pantalla.

Lo que plantean las autoridades del Reino Unido no es nuevo ni sorpresivo. En agosto pasado ya habían alcanzado conclusiones similares en sus consideraciones preliminares. Sin embargo, restaba conocer la decisión final y su impacto sobre el acuerdo celebrado originalmente en mayo de 2020. Recordemos que por entonces Facebook anunció la adquisición de Giphy por 400 millones de dólares.

Después de consultar con empresas y organizaciones interesadas, y evaluar soluciones alternativas (conocidas como "remedies" [compensaciones]) presentadas por Facebook, la CMA ha llegado a la conclusión de que sus problemas de competencia solo pueden ser abordados por Facebook vendiendo Giphy en su totalidad a un comprador aprobado.

La Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido, sobre su decisión relacionada a Facebook (Meta) y Giphy

Según la CMA, Giphy potencia el ya amplio dominio de Facebook en el mercado

La conclusión de los reguladores británicos es que, al controlar Giphy, Meta puede limitar —o directamente negar— el acceso de otras redes sociales a la popular plataforma de GIFs. Esto le daría la ventaja de incrementar el tráfico hacia sus servicios de cabecera (Facebook, Instagram y WhatsApp), que ya de por sí engloban el 73% del tiempo en línea de los usuarios del Reino Unido.

También indican que la compañía dirigida por Mark Zuckerberg podría optar por una postura aún más polémica. La misma consistiría en permitir que competidores como Snapchat, TikTok o Twitter utilicen los GIF de Giphy, siempre que entreguen más datos de sus usuarios.

"Al exigir que Facebook venda Giphy, estamos protegiendo a millones de usuarios de redes sociales y promoviendo la competencia y la innovación en la publicidad digital", manifestó Stuart McIntosh, presidente del grupo de investigación independiente que llevó a cabo la investigación para la CMA.

Lógicamente, la respuesta de Meta no se hizo esperar para manifestar su desacuerdo por la decisión británica. "Estamos revisando la decisión y considerando todas las opciones, incluida la apelación", indicó un portavoz de la compañía, según Reuters. Esto deja claro que, más allá de la determinación de la CMA, la historia parece lejos del final.

Por último, la Autoridad de Competencia y Mercados también indica que Facebook tiene que restablecer los servicios publicitarios ofrecidos por Giphy antes de la compra. Esto se debe a que la plataforma ofrecía a grandes compañías la opción de promocionar sus marcas a través de GIFs; sin embargo, dicho negocio se eliminó al pasar a manos de la red social. Y como Meta ya controla el 50% de la publicidad gráfica en pantalla de Reino Unido, la medida también se considera anticompetitiva.