Minero

Casi siempre que se habla del crecimiento tecnológico de **China** nos referimos a su mano de obra barata o su capacidad industrial. Sin embargo, otro componente crucial en el desarrollo del gigante asiático se debe a su riqueza mineral. Se dice que el **95% de los minerales raros** empleados para la producción de cualquier tecnología [provienen de las minas chinas](http://www.genciencia.com/geologia/la-mayoria-de-los-minerales-basicos-para-productos-tecnologicos-vienen-de-un-solo-sitio).

La mina de Baoutu, en la región autónoma de Mongolia Interior, produce **cerca de la mitad del consumo global de minerales raros** como el neodimio, el lantanio, el europio o el erbio. Dichos elementos tienen numerosas aplicaciones, que van desde lectores de DVDs hasta motores eléctricos o fibra óptica. Este yacimiento exporta anualmente **120,000 toneladas**, por lo que se calcula que su reserva se agotará dentro de 30 años.

Esta noticia me ha recordado un poco **el caso de [la explotación del coltán](http://www.revistafusion.com/20090109668/Reportajes/Reportajes/congo-la-guerra-del-coltan.htm)**. Para contextualizar, la *guerra del coltán* se refiere al conflicto bélico en la República Democrática del Congo, país que posee el 80% de las reservas globales de este mineral. El coltán es utilizado en prácticamente todos los aparatos electrónicos: teléfonos móviles, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, televisores de plasma, etcétera. El conflicto en el Congo es alimentado por las multinacionales, e incluso se especula mucho que el gobierno chino alimenta a las guerrillas a cambio de contratos mineros.

Sirva el ejemplo del coltán para ilustrar **el papel estratégico** que tienen los minerales raros para la industria global. Las potencias entienden que controlar los recursos de la producción tecnológica es una garantía de poder a futuro. Estados Unidos entiende que depender de otra nación (¡sobre todo de China!) es comprometer su futuro hegemónico. Por tanto, los norteamericanos **estudian reanudar la explotación de yacimientos en su suelo** -equivalentes al 12% global- para terminar con la dependencia, aunque represente un coste económico elevado. Sin embargo, el coste a futuro sería mayor a la inversión actual. Después de todo, en la guerra de los recursos, el que se alenta, pierda.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.