Es cierto, cada vez que terminamos de ver una película como Troy o 300 queremos una espada para hacer las bestialidades que Aquiles o Leonidas hacen. Bueno, porque no tenemos una espada cerca o porque nuestros amigos o parejas no nos lo permiten, lamentablemente nunca lo hacemos. Pero al aparecer estos muchachos de Pittsburgh, en Estados Unidos, no tenían nadie que les dijera que eso era sólo una película y no la realidad, y decidieron arreglar sus diferencias en la calle. Para los amantes de los WTFismos.

👇 Más en Hipertextual