Inquisitor es un popular plugin para Safari que permite búsqueda en tiempo real del web, en teoría es bastante interesante pero en la práctica se vuelve molesto, en mi caso terminé quitándolo por la carga adicional que le daba a Safari (que por si solo ya es come-RAM).

Ahora hay otro problemas aquejando a Inquisitor y sus usuarios, resulta que el sofware altera los resultados de las búsquedas y pone enlaces pagados/patrocinados primero sin darle ningún tipo de notificación al usuario al mostrar los resultados, descargar o instalar el software. Es interesante ver formas nuevas de monetizar el uso de un software (y así darlo gratis) pero esta no es una cuestión de dinero, sino de transparencia del desarrollador a los usuarios, exactamente igual al caso de Adobe.

Ahora en algunos blogs se preguntan, ¿qué más esconde Inquisitor?

Otros sitios publicando sobre la controversia: