Por muy pintoresco que resulte el disfraz, debajo del mismo hay trabajadores con muy poca paciencia. Sólo hay que ver cómo se desahogan Spider-Man a patadas y Batman a bofetones en pleno Hollywood Boulevard, a pesar de los desesperados gritos para que paren. Y no, no parece ser parte del show. Piénsenlo 2 veces antes de enfadar a algún empleado disfrazado, ello suele ser una razón para violentarse.

Enlace: Super Hero Beatdown | Vía: The Wired Blog