Al final el famoso canon digital terminará hasta por gravarnos los ojos y las orejas con las que vemos películas y escuchamos música... por si acaso estamos haciendo algo malo -tomando en cuenta que descargar contenidos de internet no es delito, si no se hace con fines comerciales-.

Ahora además, se sabe que incluso los teléfonoes móviles tendrán que incluir en su precio, el pago del famoso canon. La razón es simple: en ellos también se pueden descargar canciones. El resultado es absurdo -como todo el documento-, tal y como cuenta Ana Lorenzo en El Mundo:

La medida implica que cuando un usuario descargue legalmente una canción de su artista favorito, estará pagando dos veces: una por la obra y otra por el móvil, que traerá incorporado en el precio el nuevo impuesto y que irá a parar a las entidades de gestión de los derechos de autor.

Al menos esto es lo que contempla el borrador que poseen el Ministerio de Cultura y el de Industria. Así que los defensores de la cultura, aprovechan que todo no está atado del todo y van y se quejan porque "La propuesta sobre el canon digital perjudica y discrimina enormemente a los autores, actores, artistas y productores audiovisuales".

Y a nosotros ¿quien nos defiende? Será que somos incultos y todavía no nos hemos enterado.

Enlace: El canon digital gravará también los teléfonos móviles