La serie Obi Wan Kenobi de Disney+ está a punto de estrenarse y revelar todo un nuevo capítulo en la saga de Star Wars. En especial, a lo tocante a dos de los personajes más importantes de su mitología. Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor) y Darth Vader (Hayden Christensen) volverán a encontrarse en un duelo que se anuncia épico. Pero más allá que eso, es también una revisión a la percepción de la saga como un conjunto de elementos cada vez más intrincados entre sí.

Hace unas semanas, Kathleen Kennedy, apuntaba que el futuro de la Space Opera más querida del cine estaba en sus líneas narrativas más que en sus personajes. En una entrevista para IGN, la productora explicó que en el futuro, cada nuevo añadido al canon prestaría más atención a las historias. La declaración deja claro que el futuro de Star Wars se encuentra en profundizar en sus principales conflictos. Pero en especial en la manera en que la franquicia estructura el núcleo central de sus conflictos.

Y por supuesto eso incluye el más reciente anuncio de, al menos, cinco series distintas que ampliarán y profundizarán en el universo de la saga de George Lucas. Se trata de un paso de enorme importancia para Star Wars que encontró en el streaming una manera de explorar sobre sus puntos más relevantes. Pero también que pone en el centro de la discusión un elemento en concreto. De nuevo, la discusión sobre el canon oficial de Star Wars, o al menos el que Disney decidió filmar. 

Por ahora, el canon de la franquicia para el cine tiene límites muy específicos. Después de la compra de LucasFilm por Disney en el 2014, se anunció que el universo expandido de la saga no se considera canon. Y que de hecho únicamente se tomará en cuenta para las narraciones en pantalla grande las trilogías originales. Así como todo material fílmico — y ahora series — generado de la nueva etapa de la franquicia bajo el ala del estudio. 

El mismo año Jennifer Liza, editora de LucasBooks, puntualizó además que el canon expandido se denominó a partir de entonces “Leyendas”. Un término bajo el que se agrupan las publicaciones relacionadas con el canon principal, pero sin tener influencia en la historia central en pantalla. Posteriormente, se añadieron al canon series animadas y también, cómics. 

Más allá de la pantalla grande 

Pero mucho antes de la compra de Disney, hubo una larga discusión de qué era pertinente y pertenecía a la historia principal en la saga de Star Wars. En especial, cuando la mitología alrededor de la saga comenzó a profundizar en distintas historias. Desde historias, relatos, narraciones sobre personajes no relacionados con los centrales — pero sí, con sus circunstancias — hasta hechos puntuales. Todo a través de libros, videojuegos y un amplio número de medios que convirtió a la franquicia en una complicada red de datos difícil de desentrañar. 

Bajo el dominio del Imperio, Obi-Wan Kenobi emprende una misión trascendental

Estreno en exclusiva el 27 de mayo en Disney+

En particular, una vez que George Lucas comenzó a trabajar en profundizar en su propia saga. Con la aparición de las precuelas, el mismo creador debió analizar a fondo qué material resultaba útil y cuál no para la continuidad de la franquicia. Eso implicó una revisión cuidadosa y profunda de todos los aspectos (lugares, hechos y personajes) que el universo expandido había tocado. 

A partir de ese análisis, George Lucas y su equipo comenzaron a trabajar en una clasificación clara del material, con vista a la producción de futuros proyectos. Y de ese trabajo (que abarcó todo lo escrito, filmado y narrado en cualquier medio sobre Star Wars) deriva la clasificación general del canon. O al menos, la que abarca el material de la saga antes que Disney hiciera una nueva distinción, de cara a nuevas franquicias y series. 

¿Cómo se clasifica el material en Star Wars? 

En primer lugar, se encuentra el Canon G (George Lucas Canon), que comprende todo lo creado, dicho o señalado por el propio George Lucas. Eso incluye, desde menciones de lugares de nacimiento de sus personajes, hasta la forma en que se desarrolla la historia. Se considera una fuente originaria, de considerable importancia y que prima sobre cualquier otra. 

El segundo estrato es el Canon T (Television Canon) que incluyen las series de televisión. La categoría abarca desde Star Wars: The Clone Wars, así como la película del mismo nombre y todas las series Disney Plus. El próximo escalafón es Canon C (Continuity Canon) es todo lo relacionado con universo expandido y podría completar las historias. Forma parte tangencial del tronco original de las historias, al afirmar todo lo que se cuenta en ellas. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Por último, se encuentra el canon S (Secondary Canon), que no entra en contradicción con la saga de Star Wars, pero tampoco la complementa. En otras palabras, historias cápsulas, anécdotas o datos que embellecen la narración, pero no la hacen más robusta. En el estrato más bajo de la clasificación, está el canon N o (Non Canon), con historias desfasadas, universos paralelos o sin relación con el canon central.