Que no, que al final va a ser que no hemos venido a España a quitarle el trabajo y las mujeres a los nativos. Todo indica que arrimamos el hombro y mejoramos la economía, según un estudio recién publicado. Gracias a la inmigración productiva, la renta per cápita ha aumentado un 3% en los últimos 10 años y el PIB en un 30%.

El estudio de la Oficina Económica de Moncloa revela también que en la actualidad, los inmigrantes aportan 23.402 millones de euros a los ingresos públicos (según datos de 2005), lo que representa el 6,6% de la recaudación total, y reciben 18.618 millones de euros, apenas un 5,4% del total de gastos de las administraciones públicas.

Eso sí, no hay que ponerse gallitos porque todo indica que todavía originamos un gasto importante en servicios públicos: 4,6% del gasto total en Sanidad, el 6,6% de Educación y el 4,4% de las políticas activas de empleo. Lo peor es que en el 2030 todo se va a descalabrar cuando los contribuyentes actuales empiecen a jubilarse.

Digo yo, ¿de verdad hay que discriminar de esta forma? Cierto que se trata de un fenómeno social importante, pero muchas veces se montan unas películas enormes con esto, cuando la verdad es que todos pisamos la misma tierra y contribuimos a sacar adelante al mismo país, aunque no hayamos nacido en él.

Y sí, más arriba hablaba de inmigración productiva, porque el que no viene a trabajar o a estudiar, no hace más que contribuir a la discriminación. Y de eso, somos conscientes y nos avergonzamos todos.

Enlace: La inmigración permite mejorar en 623 euros la renta de los españoles